Oraculo de Ifa


Usa este Oraculo como material de estudio, nunca para hecer consultas reales.
Al hacer click en Tira el Ekuele te saldra un Oddun diferente, con textos para ser estudiados

Tira el Ekuele

lunes, 5 de enero de 2009

Odi Meyi



Òdí Méjì.

Esta persona será muy conocida, obteniendo paz mental, riquezas y buen sosiego. Todas las cosas que está haciendo paso a paso, pero con paso firme y seguro, se convertirán en cosas grandes.

Kóróbótó kóróbótó ni wóón pilè àwợn
Bó bá dókè a gbibú
A móợ gbợmợrí odó
A móợ gbợmợrí ợlợ
A dífá fún Àkèsán
Àkèsán tíí şe baálè ợjà olówó
Àkèsán lợjà àkódá ńlé ayé
Ợba ló si ni í
Obìnrin sí ni Ợba òhún
Wón ní kó rúbợ
Ó bá rúbợ
Ó rú ohun gbogbo nígbà nígbà
Gbogbo ayé bá Àkèsán pé
Tée dòní ní wón ń nájà Àkèsán
Gbogbo ợjà tó kù ti wón dá
Àkèsán ní bàbá gbogboo wợn
Ifá pé ayé ó yẹ ẹni ó dá Ifá yìí
Ó tóbi tán ní ń yin Ifá
Ifá ń yin Olódùmarè Ợba
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Kóróbótó kóróbótó ni wóón pilè àwợn
Bó bá dókè a gbibú
A móợ gbợmợrí odó
A móợ gbợmợrí ợlợ
A dífá fún Àkèsán baálè Ợjà Olówó
Wón ní ó rúbợ kó lè baà tóbi
Kó lè baà dẹni ńlá láyé
Àkèsán gbébợ ńbè
Ó rúbợ
Írú ẹbợ
Èèrù àtùkèsù
Ệ wáá bá ni ní jèbútú ire
Jèbútú ire làá bá ni lésè Ợba Òrìşà
Àkèsán mòmò dé ò
Báàlè ợjà
Báa bá rólórí rere
À á dájà.

En pequeñas vueltas de mano, ellos empiezan a tejer la red de pesca, y así se va ensanchando completamente.
Pudiendo tragarse un mortero, pudiendo contener a un molino.
Lanzaron adivinación para Àkèsán, que era el más adelantado hombre rico del mercado, Àkèsán fue el primer mercado creado en la Tierra.
Un rey, poseyó el mercado y era una mujer, a quien se le dijo que ofrendase para poder tener una buena afluencia de personas.
Ella ofreció el sacrificio en múltiples de cientos.
Y el mundo entero se unió con Àkèsán hasta nuestros días.
Àkèsán fue la cabeza guía del resto de los mercados formados en el mundo.
Ifá dice que la vida le será plácida a esta persona.
Ella se convirtió en grande y comenzó a invocar y alabar a Ifá.
Ifá está invocando a Olódùmarè.
Ella hizo todo como se lo dijeron que hiciera.
En pequeñas vueltas de mano, ellos empiezan a tejer la red de pesca, y así se va ensanchando completamente.
Pudiendo tragarse un mortero, pudiendo contener a un molino.
Lanzaron adivinación para Àkèsán, que era el más adelantado hombre rico del mercado, Àkèsán fue el primer mercado creado en la Tierra.
Ella escuchó el consejo y ofrendó.
Para poder ser famosa, conocida y poderosa.
Ofrecimiento de sacrificios y regalos libres a Èşù, hará que las buenas cosas lleguen a nosotros.
Nos encontraremos con las riquezas al pie del Òrìşà.
Aquí está Àkèsán, el mercado supremo y poderoso.
Si tenemos un buen líder, formaremos un conmemorativo mercado.

Ìgbín ò pilè aró
Àfèè bòjò ni ò pilè àràn
A ò gbójúu fifò le adiẹ àágádá
Taa ló gbójúu yíjan lé Alágẹmợ
Mo dé rere
Mo rìn rere
Wón şèşè ń kóhun ợlà kalè ni mo wợlè dé bí ợmợ Olóhun
Kèé síí sợmợ Olóhun
Ìrìn àrinkò ni mo mòó rìn
A dífá fún Àjòjì gòdògbò
Níjó tíí ń sawoó ròde Ìbínní
Níbi ti òún ń lợ yìí?
Ó dáa fóun?
Wón ní gégé ire ní ó şe
Wón ní kó rúbợ
Ó bá rúbợ
Ló lówó
Ló şe gégé ire
N ní wá ń jó ní wá ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìgbín ò pilè aró
Àfèè bòjò ni ò pilè àràn
A ò gbójúu fifò le adiẹ àágádá
Taa ló gbójúu yíjan lé Alágẹmợ
Mo dé rere
Mo rìn rere
Wón şèşè ń kóhun ợlà kalè ni mo wợlè dé bí ợmợ Olóhun
Kèé síí sợmợ Olóhun
Ìrìn àrinkò ni mo mòó rìn
A dífá fún Àjòjì gòdògbò
Níjó tíí ń sawoó ròde Ìbínní
Báni tún Binní şe
Àjòjì gòdògbò
Báni tún Binní şe
Àjòjì gòdògbò
Báni túnlè yí şe
Àjòjì gòdògbò
Báni túnlè yí şe
Àjòjì gòdògbò.

El Caracol (Babosa) no forma la base del tinte.
Àfèè bòjò no forma la base del túnel.
No hay esperanzas de que un pollo àágádá, pueda volar.
Tampoco guardamos esperanzas del arrogante andar del predicador que está orando.
Andamos y llegamos de buena forma.
Ellos estaban llevando afuera los artículos de la riqueza, cuando yo entré como si fuese el hijo del dueño.
Y aún sin haber llegado el verdadero dueño, yo supe caminar, haciendo que el tiempo coincidiese con su llegada a casa.
Fueron quienes lanzaron Ifá para Àjòjì gòdògbò, el día que ejercía el sacerdocio y la adivinación en la ciudad de Benin.
¿Me será bueno el lugar a donde me dirijo? El preguntó a Ifá.
Ellos le dijeron que se encontraría con sus futuras fortunas, pero debía sacrificar.
Él sacrificó y así sucedió, como estaba predicho.
Se encontró con las fortunas y devino en hombre riquísimo.
Se regocijó y alabó a sus babaláwos.
Ellos alabaron a Ifá.
Se hizo exactamente lo que los babaláwos dijeron que se hiciera.
El Caracol (Babosa) no forma la base del tinte.
Àfèè bòjò no forma la base del túnel.
No hay esperanzas de que un pollo àágádá, pueda volar.
Tampoco guardamos esperanzas del arrogante andar del predicador que está orando.
Andamos y llegamos de buena forma.
Ellos estaban llevando afuera los artículos de la riqueza, cuando yo entré como si fuese el hijo del dueño.
Y aún sin haber llegado el verdadero dueño, yo supe caminar, haciendo que el tiempo coincidiese con su llegada a casa.
Fueron quienes lanzaron Ifá para Àjòjì gòdògbò, el día que ejercía el sacerdocio y la adivinación en la ciudad de Benin.
¡Ayúdanos a reconstruir Benin!
Àjòjì gòdògbò.
¡Ayúdanos a remodelar a Benin!
Àjòjì gòdògbò.
¡Ayúdanos a reconstruir esta tierra!
Àjòjì gòdògbò.
¡Ayúdanos a reconstruir esta tierra!
Àjòjì gòdògbò.


Òdí Ogbè.

Ifá le desea la bendición de muchas mujeres. Sus enemigos desean enviarle una singular mujer para que le ponga a prueba. No deberá inmiscuirse en asuntos de discursos o arengas, donde se pueda ver envuelto en feos asuntos, para eso es que le envían a la mujer. Deberá cuidar reflexivamente su vocabulario. Deberá ofrecer un fuerte y gran sacrificio, para evitar lo antes dicho, mantener un buen carácter y no entrar en desavenencias con sus allegados familiares.

Ìdingbá
Ìdingbé
Bàtá a gbá bìdí kàré
A dífá fún Ìgbin
Èyí tíí ń lợ rèé gba Ogele Obìnrin Òrìşà
Ìgbin ló gba Ogele Obìnrin Òrìşà
Ohun gaán si jẹ ẹni mímò fún Òòşà
Gbogbo àwợn Ợmợle léyìín rè ba ń kợrin
Àwợn gbogele ná
Àwợn gbogele ná
Ohun tí Òòşà ó şe ló kù
Àwợn gbogele ná
Ìgbin ní háà
Èyí téèé ň wí yìí ò dáa
Afi kí Òòşà ó forí jin òun ló kù
Òòşà ba ń bínúú bò
Ka ti gbó pé Ìgbin ló gba Obìnrin òun?
Ni tí ń bò lóòókán
Ìyáàlù Ìgbin ba nàró
Ni ń pé fi jin
Ni jin
Òòşà fOgele jin mí
Òrìşà foguéele jin mí
Jin mí
Fi Ogele jin mí
Fi Òòşà si ti ń gbésè
Ìlù si ń bá ẹsèẹ rè um
Òòşà ní háà
Òún á a ti şe báyìí?
Ệni ò gba Obìnrin òun
Náà ní tún ń bẹ òun yìí
Ifá pé gbogbo ẹni ó ba wá iforíjin
Pé ka dákun ka şe sùúrù
Tí kíí şe ẹni tí ň sagídí
Ifá yìí kó wa ní ợgbón
Pé ka dẹkùn fún eléyìun
N ní wá ń jó ní wá ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdingbá
Ìdingbé
Bàtá a gbá bìdí kàré
A dífá fún Ìgbin
Èyí tíí ń lợ rèé gba Ogele Obìnrin Òrìşà
Àwợn ợmợ léyìn Ìgbin
Wón ń pé àwợn gba Ogele na
Àwợn Ogele na
Ìyá Ìgbin ń pÓòşà dákun
Òòşà fi Ogele jin mí
Jin mí
Jin mí
Fi Ogele jin mí
Òòşà bá şe béè
Ló bá fi Ogele jin ín o.


Ìdingbá
Ìdingbé
Bàtá a gbá bìdí kàré
Profetizo Ifá para Ìgbin, que venia a casarse con Ogele, la esposa del òrìşà.
Ìgbin había cogido a Ogele, la esposa del òrìşà, conociendo muy bien a este último.
Los seguidores y sustitutos de Ìgbin cantaban:
- Hemos cogido a Ogele completamente –
- Solo esperamos que cosa va a hacer el òrìşà –
- Hemos cogido a Ogele completamente –
Asombrado, Ìgbin dijo:
- ¡Lo que están diciendo es insultante! –
- Yo encontraré una forma de apaciguar al òrìşà, para que las personas no susurren al oído que yo me robé a su esposa Ìgbin, al verme ella fuera de mí –
El tambor madre de Ìgbin comenzó a sonar.
- ¡Abandónala! –
- ¡Abandónala, por el amor de Dios! –
- ¡Òòşà, abandonó a Ogele para mí! –
- ¡Òòşà, abandonó a Ogele para mí! –
- ¡Perdónenme! –
- ¡Renuncia a Ogele para mí! –
Y Òòşà, caminaba de aquí para allá, marcando el ritmo del tambor.
Òòşà dijo: - ¿Qué puedo hacer yo ahora? –
- La persona que se llevó a mi esposa, es la misma que me ha apaciguado con el sacrificio –
- Alguien que pide perdón y misericordia, es alguien que está arrepentido -.
Este verso nos enseña, a usar suaves maneras para personas semejantes.
Ìgbin comenzó a bailar y a regocijarse. Él alabó a sus babaláwos
Y ellos alabaron a Ifá.
Él hizo las cosas como se las indicaron que las hiciera.
Ìdingbá
Ìdingbé
Bàtá a gbá bìdí kàré
Profetizo Ifá para Ìgbin, que venia a casarse con Ogele, la esposa del òrìşà.
Ìgbin había cogido a Ogele, la esposa del òrìşà, conociendo muy bien a este último.
Los seguidores y sustitutos de Ìgbin cantaban:
- Hemos cogido a Ogele completamente –
- Solo esperamos que cosa va a hacer el òrìşà –
- Hemos cogido a Ogele completamente –
El tambor madre de Ìgbin, sonó repetidamente:
- ¡Te suplicamos òrìşà! –
- ¡Abandónala! –
- ¡Abandónala, por el amor de Dios! –
- ¡Òòşà, abandonó a Ogele para mí! –
- ¡Òòşà, abandonó a Ogele para mí! –
- ¡Perdónenme! –
- ¡Renuncia a Ogele para mí! –
- ¡Òòşà, despliega tu benevolencia! –
- ¡Renuncia a esa mujer para Ìgbin! -.


Ìdinngbé n gbé
Awo Ìdinngbé n gbé
Ìdinngbé n gbé
Awo Ìdinngbé n gbé
Ká gbé ni látèté
Béè ni ò jorí Ệşin lợ
A dífá fún Adédoyin
Eyí tíí sợmợ Òrìşà òwújin
Wón ní kó tójú adiẹ aşa
Kí apá àwợn Elénìní ó mó baà ka
Kó móợ ra ợrùn adiẹ aşa òhún mólè
Kée pa á niwáju Òrìşà
Kí Adédoyin ó lè baa şégun Elénìní
O rúbợ
O sí şégun
N ní wá ń jó ní wá ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdinngbé n gbé
Awo Ìdinngbé n gbé
Ìdinngbé n gbé
Awo Ìdinngbé n gbé
Ká gbé ni látèté
Béè ni ò jorí Ệşin lợ
A dífá fún Adédoyin
Eyí tíí sợmợ Òòşà òwújin
Ikú tí ón ní ó pa Adédoyin
Ikú ò leè pa Adédoyin mó
Adédoyin mòmò dé ò
Ợmợ Òrìşà
Ợmợ Òrìşà ni mo dà
Àrùn tí ón ní ó sAdédoyin
Àrùn ò leè sAdédoyin mó
Adédoyin mòmò dé ò
Ợmợ Òrìşà
Ợmợ Òrìşà ni mo dà
Òfò tí wón ní ó sAdédoyin
Òfò ò leè sAdédoyin mó
Adédoyin mòmò dé ò
Ợmợ Òrìşà
Ợmợ Òrìşà ni mo dà
Ni mo dà lónìí ni mo dà
Ợmợ Òrìşà ni mo dà
Ợmợ Òrìşà.

Ìdinngbé n gbé
Sacerdote de Ìdinngbé n gbé
Ìdinngbé n gbé
Sacerdote de Ìdinngbé n gbé
Llevando a alguien arriba de manera ascendente, sin trascender la espalda o lomo del caballo.
Lanzó adivinación para Adédoyin, el hijo del Òrìşà òwújin, a quien le dijeron que preparase una gallina de plumas paradas (grifas), para que sus enemigos y detractores no le sobrepasaran.
Debía retorcerle el pescuezo sobre la superficie de la tierra, hasta que muriese a los pies del Òrìşà.
Él sacrificó y realmente superó a sus enemigos y contrarios.
Empezó a bailar y alabó a sus babaláwos, ellos alabaron a Ifá.
Ìdinngbé n gbé
Sacerdote de Ìdinngbé n gbé
Ìdinngbé n gbé
Sacerdote de Ìdinngbé n gbé
Llevando a alguien arriba de manera ascendente, sin trascender la espalda o lomo del caballo.
Lanzó adivinación para Adédoyin, el hijo del Òrìşà òwújin.
La muerte que ellos deseaban que eliminase a Adédoyin, no pudo con él.
Aquí llega Adédoyin, hijo del Òrìşà.
Yo me convertiré en hijo del Òrìşà.
La enfermedad que deseaban afligiera a Adédoyin, no pudo con él.
Aquí llega Adédoyin, hijo del Òrìşà.
Yo me convertiré en hijo del Òrìşà.
Las pérdidas que desearon sufriese Adédoyin, no pudo con él.
Aquí llega Adédoyin, hijo del Òrìşà.
Yo me convertiré en hijo del Òrìşà ahora mismo.
Yo, verdaderamente soy el hijo del Òrìşà


Òdí Òyèkú.

Ifá exhorta a esta persona a sacrificar a favor de los hijos y contra enemigos acérrimos. Tendrá muchos hijos, pero deberá esta alerta contra sus detractores. Como quiera, ofrezca o no, sus fortunas estarán latentes para él, pero sí es primordial que sacrifique contra sus adversarios. El sacrificio a favor de los hijos es una cesta llena de pollos, donde deberá haber igualdad entre machos y hembras (gallinas y gallos).

Ìdin kúlú kúlú
Òyè kúlú kúlú
A dífá fún Òyà
Èyí ti ń refá Òşun ńtorí ợmợ
Òyà ní ń sunkún ợmợ
Wón ní ó rúbợ ợmợ
Kó sí rúbợ ayé
Òyà rúbợ ợmợ
Kò rúbợ ayé
Ìgbà ó dódò Òşun
Ó bèrè sómợó bí
Gbogbo àdá, gbóńgbó, kùmò, ti ón ní ó fi rúbợ ayé
Òyà gbàgbé ẹ
Bí ón bá ti pé mú u ńbè
Ti ón sợ iná sígbó
Òyà ó bàá fónká
Wón ó bàá móợ jùwón nígi
Àyin éyin ní ń yin àwợn Awo è
Ìdin kúlú kúlú
Òyè kúlú kúlú
A dífá fún Òyà
Èyí ti ń refá Òşun ńtorí ợmợ
Wón ní ó şẹbợ Ìdin kúlú o
Wón ní ó şẹbợ Òyè kúlú o
Òyà gbébợ ayé béè ni ò rú
Èşù àì şẹbợ
Ègbà àì tùèèrù
Èyin ẹ wo Ifá ợjóhun bí ti ń şẹ
Wợn mò ń lÓyàá kiri ròròòrò ńnú èèsún.

Ìdin kúlú kúlú
Òyè kúlú kúlú
Lanzó Ifá para el cortador de césped, quien venía a través de Ifá para ver a Òşun, debido a su carencia de hijos.
Se le pidió ofrendar para tener sus propios hijos y contra sus enemigos terrenales.
Él ofrendó para tener sus hijos, pero declinó el sacrificio contra sus enemigos.
Cuando llegó ante Òşun, empezó a tener muchos hijos, pero olvidó todos los machetes, ramas o fuetes, así como garrotes que debían haber sido elementos del sacrificio contra los enemigos.
Como los hombres cortan y queman los arbustos (sus hijos), él corrió por seguridad de sobrevivir con sus hijos.
Pero el hombre le lanzó los garrotes y las ramas, cercándoles.
Él imploró a Ifá, pero era demasiado tarde.
Ìdin kúlú kúlú
Òyè kúlú kúlú
Lanzó Ifá para el cortador de césped, quien venía a través de Ifá para ver a Òşun, debido a su carencia de hijos.
Se le pidió ofrendar para tener sus propios hijos y contra sus enemigos terrenales.
Él ofrendó para tener sus hijos, pero declinó el sacrificio contra sus enemigos.
El daño de no escuchar acerca de los consejos sacrificables y de no ofrecerlos.
Vean que las predicciones de Ifá, traen la verdad.
Ellos están siguiendo vigorosamente al cortador de césped dentro de las hierbas Èèsún.



Ìdin şùkú şùkú
Awo Àgbợn ló dífá fún Àgbợn
Níjó ti Àgbợn ń fojúú şògbéré ợmợ
Wón ní ó rúbợ
Wón ní gbogbo ợmợ rè ó níí yàtò síra
Wón ní şùgbón adiẹ àgò lẹbợ
Àgbợn bá rú adiẹ àgò kan
Àgò òhún ní ón fi ń kó àgbợn lórùn
Tée dòní
Bí Àgbợn bá ti ga ju èèyàn lợ
Ti ón sì fé kómợ ó dúró lára è
Kùňkù ni wón e kó ợ lórùn
Àgbợn tó lè kún kùňkù
Ní ń bẹ nínúu şiiri àgbợn kan
Ayé yẹ é
N ní wá ń jó ní wá ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdin şùkú şùkú
Awo Àgbợn ló dífá fún Àgbợn
Níjó ti Àgbợn ń fojúú şògbéré ợmợ
Wón ní ó sá káalè ó jàre ẹbợ ní ó şe
Àgbợn gbébợ ńbè
Ó rúbợ
Taa ló bímợ báwònyí kandi kandi?
Àgbợn nikàn ló bímợ báwònyí kandi kandi
Àgbợn nikàn
Èyin ló pé ợmợ Àgbợn pò láyé.

Ìdin şùkú şùkú
El adivino del Coco, adivinó para el Coco, cuando lloraba por la carencia de hijos. Le dijeron que sacrificase, que todos sus hijos, se parecerían entre sí.
El Coco ofreció el sacrificio, que consistía en un cesto lleno de pollos.
Esa misma cesta es la que se cuelga en nuestros días en su tronco, para evitar que sus frutos caigan al suelo y se rompan, botando su saludable jugo o agua.
Inmediatamente, después del sacrificio, el árbol del Coco creció por encima de la estatura del ser humano, y los hombres desearon sus frutos para sentirse bien.
Él bailó y alabó a sus babaláwos y ellos alabaron a Ifá.
Ìdin şùkú şùkú
El adivino del Coco, adivinó para el Coco, cuando lloraba por la carencia de hijos. Le dijeron que cuidase de la tierra y sacrificase. El Coco ofreció el sacrificio.
¿Quién tiene tan duros hijos?
Es el Coco quien tiene a esos duros hijos.
¿Puedes ver cuan numerosos son los hijos del Coco?


Òdí Ìwòrì.

Ìdin gbágbá a mérin
Ìwòrì gbágbá a méfòn
Olú ợdún lawo inú oko
Òlẹ ò berùkù mợbè Awo òde Ìjèşà
A dífá fún Ợdún Èlà
Ợdún Èlà tíí sợmợ bíbí inú Àgbợnnìrègún
Òún le là báyìí?
Wón ní kó rúbợ
Kó sí móợ şe bíi ti bàbá è
Kó mó kòrò sì bàbá è lénu
Wón ní ợlà fún un lópòlopò
Ó rúbợ
Ayé yẹ é
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdin gbágbá a mérin
Ìwòrì gbágbá a méfòn
Olú ợdún lawo inú oko
Òlẹ ò berùkù mợbè Awo òde Ìjèşà
A dífá fún Ợdún Èlà
Èyí tíí sợmợ bíbí inú Àgbợnnìrègún
Ệbợ ń wón ní ó şe
Ợdún Èlà ló ní ń wá bè ó bàbá
Kóo mòmò şe kèbè òràn
Ợdún Èlà ló ní ń wá bè ó o
Awo Olùjébè
Báa bá ráwo rere
Ti gbégbè
Èbùré mòmò dé ò
Awo Olùjébè
Báa bá ráwo rere
Ti à à gbégbè o.


Ìdin gbágbá a mérin
Ìwòrì gbágbá a méfòn
Olú ợdún lawo inú oko
Òlẹ ò berùkù mợbè Awo òde Ìjèşà
Lanzaron Ifá para Ợdún Èlà, el hijo de las entrañas de Àgbợnnìrègún.
Quien se preguntaba si podría ser abundante en riquezas y se le dijo que sacrificara y se comportase igual que su padre.
No debía desobedecer a sus parientes mayores, si deseaba realmente tener muchas riquezas. Él sacrificó.
La vida le fue plácida, ya que realizó las cosas como le dijeron los babaláwos que las hiciese.
Ìdin gbágbá a mérin
Ìwòrì gbágbá a méfòn
Olú ợdún lawo inú oko
Òlẹ ò berùkù mợbè Awo òde Ìjèşà
Lanzaron Ifá para Ợdún Èlà, el hijo de las entrañas de Àgbợnnìrègún.
Quien se preguntaba si podría ser abundante en riquezas y se le dijo que sacrificara y se comportase igual que su padre.
Y fue Ợdún Èlà, quien me pide que le implore a su padre.
Por favor no rehúses mi plegaria.
Y fue Ợdún Èlà, quien me pide que implore siempre.
Èbùré está alrededor, el adivino de Olùjébè.
Si vemos a un buen sacerdote, aceptaremos una buena plegaria.
Èbùré está alrededor, el adivino de Olùjébè.
Si vemos a un buen sacerdote, aceptaremos una buena plegaria.
Èbùré está alrededor, el adivino de Olùjébè.


Olúkan ló yàn án
Fadéjin lóhun Òňkò
Gúgulù Awo Agbe ló dífá fún Agbe
Awón ló dífá fún Òkànbí ti ón ní ò leè là láíláí
Wón dópa sí Òkànbí
Wón ní işẹ ní ó pa á
Wón ba ní ó rúbợ
Wón ní kó móợ şe bíi tòkè ìpòrí è
Wón ní òkèèrè laláàánú rè ó ti wá là á
Ti ó si wá là gidigidi
Òkànbí rúbợ
Ó şe é
Ayé yẹ é
Ní bá ń yin àwợn Olúkan ló yàn án
Àwợn Fadéjin lóhun Òňkò
Àwợn Gúgulù Awo Agbe ló dífá fún Agbe
Àwợn náà ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Olúkan ló yàn án
Fadéjin lóhun Òňkò
Gúgulù Awo Agbe ló dífá fún Agbe
Awón ló dífá fún Òkànbí ti ón ní ò leè là láíláí
Ifá ní ń ó là ní temi
Igbá onígba nirókò fíí to ilé
N ó là ní temi
Awo aláwo nirókò fíí to ilé
N ó là ní temi
Osùn olósùn nÌbàrigbòó kùn
N ó là ní temi
Àgbikígi ní Karanjángbón fíí sanra tíí fíí dẹni ńlá ńnú igbó
N ó là ní temi
Èlà mòmò ló ní ń ó là
N ó sawoò mi là nígbàyí ò
N ó mòmò sawo là.

Olúkan ló yàn án
Fadéjin lóhun Òňkò
Gúgulù adivino de Agbe lanzó Ifá para el pájaro Agbe.
Ellos son aquellos que lanzaron adivinación también para Òkànbí, a quien le dijeron que nunca sería rico.
Ellos conspiraron contra Òkànbí y le dijeron que siempre estaría empobrecido.
A él se le pidió que ofrendase, tal como Ifá le estaba diciendo que lo hiciese, que su benefactor vendría de muy lejos y le haría inmensamente rico.
Òkànbí sacrificó y estuvo muy satisfecho de hacerlo.
Y la vida entonces le sonrió y le fue muy plácida.
Él le comenzó a invocar y alabar a Olúkan ló yàn án
Fadéjin lóhun Òňkò
Gúgulù adivino de Agbe lanzó Ifá para el pájaro Agbe.
Y ellos invocaron y alabaron a Ifá.
Sucedió como sus babaláwos predijeron para él.
Olúkan ló yàn án
Fadéjin lóhun Òňkò
Gúgulù adivino de Agbe lanzó Ifá para el pájaro Agbe.
Ellos son aquellos que lanzaron adivinación también para Òkànbí, a quien le dijeron que nunca sería rico.
Ellos conspiraron contra Òkànbí y le dijeron que siempre estaría empobrecido.
A él se le pidió que ofrendase, tal como Ifá le estaba diciendo que lo hiciese, que su benefactor vendría de muy lejos y le haría inmensamente rico.
Ifá ha predecido que yo personalmente, seré rico.
Algún que otro artículo más es lo que el árbol del Ìrókò usa para refugiarse en su casa.
Yo personalmente, seré rico.
Alguna que otra pertenencia más es lo que el árbol del Ìrókò usa para refugiarse en su casa.
Yo personalmente, seré rico.
Algún que otro Osùn más es lo que el árbol del Ìrókò usa para frotar.
Yo personalmente, seré rico.
Cualquier árbol derecho, alto y disponible es lo que el bramante Karanjángbón usa como apoyo para estar fuerte y poderoso en el bosque.
Yo personalmente, seré rico.
Èlà es quien dice que yo seré rico.
Yo practico el sacerdocio para de aquí en adelante ser un hombre lleno de buenas riquezas de la vida.
Yo practico el sacerdocio para convertirme en rico.

Òdí Ìrosùn.

Las fortunas del comercio, esposas, hijos, casas y dinero se encontrarán con esta persona. Ifá se refiere a un grupo de cuatro personas que deberán ofrendar para que la vida les sea placentera y no puedan ser dañados por sus enemigos.

Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti Bàbá ń fojú sògbérè ajé
Ệbợ n wón ní ó şe
Bàbá gbébợ ńbè ó rúbợ
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
Ire ajé ń wámíí bò wá
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
Ire ayá ń wámíí bò wá
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
Ire ợmợ ń wámíí bò wá
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
Ire ilé ń wámíí bò wá
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
Ire gbogbo ń wámíí bò wá
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà.

Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
Lanzó Ifá para Òrúnmìlà, cuando gemía a causa de bendición en el comercio. El sacrificio fue el antídoto prescrito para él.
El Padre de Ifá, escuchó acerca del sacrificio y lo realizó.
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
La fortuna del comercio, llega para mirarse en él.
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
La fortuna de las esposas, llega para mirarse en él.
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
La fortuna de los hijos, llega para mirarse en él.
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
La fortuna de las casas, llega para mirarse en él.
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà
La fortuna de las buenas cosas de la vida, llega para mirarse en él.
Agbàlàlà èkukù
Èkukù agbàlàlà.

A mú alágẹmợ a mórèé
A mú arònìmòjé a móògùn
Alélé lé a mékùn ní bùba
Ìbòňbò ň toko bò şẹnu mala moolo
A dífá fún Òjòkùn
A bù fún Ợlórà oòlé
Ệbợ ayé ní wón ní ki wón ó şe
Wón ní ki àwợn isòrí méjèèjì ó rúbợ ayé
Òsààrà, Kòňkò, Kinkin tí ón ń bẹ lodo
Làá pé ní Ợlórà Oòlé
Òpòló làá pé ní Òjòkùn
Wón ní ki wón ó pawó pó rúbợ
Kiinkin ló kókó bóó bè
Ó ní ká dáwó, ká dáwó, ká dáwó
Òsààrà bóó bè
Ó ní tiẹ okòó, temi okòó
Òpòló bóó bè ó ló dáa, ó dáa
N lòpòló ń wí tée dòní
Kòňkò bá bóó bè to jé olóríi wợn
Ó lóun ò san
Àwợn yòókù ò si gbợdò san
Òpòló lórí òun ò gbó
Òpòló bá rúbợ
Wón şe Ifá fún un
Ńgbà ó dijó kan
Ogun àwợn ayé bá dé
Ogun ayé bá ń ki gbogbo wợn mólè
Kàlá kàlá
Òpòló ní ón kókó gbá mú
Òpòló bá ségí mó wợn lówó
Wón bá ri nňkan funfun lára Òpòló
Wón bá sợ ó nù
Wón gbá Kòňkò mú
Wón şẹ ẹ nítan
Wón gbá Òsààrà mú
Wón şẹ ẹ nítan
Wón gbá Kinkin mú
Wón şẹ ẹ nítan
Òpòló nikan ní ón sợó lè
Ló kèjàsì
Ó léẹkú ò ợmợ Àgbợnnìrègún gbogbo Babaláwo
Hìn
A malágẹmợ a mórèé a marònìmòjé a móògùn o
Hìn
Ìbòňbò ň toko bò şẹnu mala moolo
Hìn
A dífá fún Òjòkùn a bù fún Ợlórà oòlé
Hìn
Béẹ bá mójòkùn tó bá ti ségí ẹ jé ó móợ lợ ò o ò
Béẹ bá mójòkùn tó bá ti ségí ẹ jé ó móợ lợ ò ò
Béẹ bá mójòkùn tó bá ti ségí ẹ jé ó móợ lợ.
Nosotros cogemos alágẹmợ a mórèé
Nosotros cogemos arònìmòjé, cogemos la medicina negra.
Al crepúsculo capturamos un tigre en su casa.
Ì-bò-ň-bò-ň-toko-bò, hace que su boca se abra y se cierre.
Lanzaron adivinación para Òjòkún, y también para Ợlórà Oòlé, acerca del sacrificio contra enemigos prescrito para ellos. A los dos grupos se les avisó previamente.
La familia de las ranas, que viven en los estanques y pozos, así como arroyos y ríos, son aquellos conocidos como Ợlórà Oòlé.
La familia de los sapos, son aquellos a que se refiere Òjòkún.
A todos se les previno de sacrificar.
La rana Kinkin fue la primera en hablar:
- Debemos contribuir –
Òsààrà, otra de las ranas, se puso de pie y dijo:
- Mi parte serán veinte mil, igual a la de uds. –
El sapo, de pie dijo: - Está bien – y eso es lo que ha seguido diciendo hasta nuestros días.
El líder de la familia de las ranas Kòňkò dijo: - No pagaré, ni tampoco el resto de mi grupo –
El sapo dijo que él no le arrendaba las consecuencias y sacrificó.
Los babaláwos prepararon una porción de Ifá para él y su grupo.
Poco tiempo después, los enemigos (hombres) trajeron la guerra, que consistía en eliminarles a todos como especie.
Todos trataron de escapar en busca de seguridad y ellos capturaron al Sapo, pero él soltó una sustancia blancuzca de su cuerpo, y con asco le soltaron.
Los hombres capturaron a las ranas Kinkin, Òsààrà y Kòňkò y les partieron las piernas.
Y solo fue el Sapo quien pudo escapar de la aniquilación y estalló en una canción ìjàsì (cantos de Ifá, con contestación):
- ¡Agradezco y alabo a todos los hijos de Àgbợnnìrègún! –
- Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –
- Si capturamos un Agẹmợ, capturamos un Òré, si capturamos un Arònìmòjé, podremos fabricar medicina negra –
- Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –
- Al crepúsculo capturamos un tigre en su casa –
- Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –
- Ìbòňbò ň toko bò, Ìbòňbò, regresó del campo y hace que su boca se abra y se cierre –
Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –
- Capturar y quebrar, es la manera de hacer la guerra contra Òjòkún–
- Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –
- Si capturas a Òjòkún y produce una sustancia blancuzca, déjalo ir –
- Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –
- Si capturas a Òjòkún y produce una sustancia blancuzca, déjalo ir –
- Y ellos respondieron: - ¡Hìn! –.


Òdí Òwónrín.

Esta persona no probará la muerte prematuramente, la vida le será plácida, así como Ifá le ate a la muerte. Sus enemigos le están enviando ajogunes por detrás. Ifá le pide realizar sacrificios en sus puertas de entrada y traseras, si las tiene. Sus detractores le han confrontado, pero ahora elaboran un ataque directo y frontal.

Ìdin è ń rín
Ìdin è ń sá
Wón rín ríin rín
Wón kú pááli
A dífá fún Òrúnmìlà
Ti ń lợ rèé gbékú dè lágbàlá
Wón ní kí Òrúnmìlà ó rúbợ
Ó rú èrankùn
Ńgbà ó yá Elénìní bá ń bò wá
Wón ní Òrúnmìlà ti rúbợ
Ệ è gbợdò pa á mó
Ó ní Ìdin è ń rín
Ìdin è ń sá
Wón rín ríin rín
Wón kú pááli
A dífá fún Òrúnmìlà
Ti ń lợ rèé gbékú dè lágbàlá
Àwá ti gbékú dè lágbàlá
A ti múkú so
A ò bá wợn kú mó
A ti múkú so
Èlààsòdè
A ti múkú so
Òrúnmìlà ló ti gbékú dè lágbàlá
Bàbá ti múkú so
Èlààsòdè
A ti múkú so.



¿Ìdin, de qué te ríes?
¿Ìdin, de qué te estás burlando?
Ellos ríen y ríen y mueren completamente.
Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, que venía para atar a la muerte en el patio trasero.
Le dijeron que sacrificase. Él sacrificó una soga entrelazada en nudos.
Al llegar sus enemigos, se enteraron que él había sacrificado.
Ellos les dijeron: - ¡Ya no podrán hacerle daño! –
Él dijo que: ¿Ìdin, de qué te ríes?
¿Ìdin, de qué te estás burlando?
Ellos ríen y ríen y mueren completamente.
Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, que venía para atar a la muerte en el patio trasero.
Nosotros tenemos atada a la muerte.
Nosotros tenemos limitada a la muerte.
Nosotros no moriremos con ellos otra vez.
Èlààsòdè.
Nosotros tenemos atada a la muerte.
Òrúnmìlà has limitado a la muerte en el patio trasero.
Padre tienes atada a la muerte.
Èlààsòdè.
Nosotros tenemos atada a la muerte.


Òdí Òbàrà.

Hay una encantadora persona que planea o está planeando un viaje.
No debe dudar si lo realiza o no, Ifá le dice que lo haga, que mucha fortuna le espera allá. Ifá observa a dos personas, las cuales no pueden permitir que su suerte sea tomada por otros.

Ìdin ń şe mí gèlé gèlé
Ợlòbàrà ni ń şe mí gàlà gàlà
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti Bàbá ń sawoó ròde Èňpe
Òde Èňpe tóun ń lợ yìí
Ó dáa fún òun ńbè bí?
Wón ní kí Òrúnmìlà ó rúbợ
Wón ní yóó dáa fún un
Òrúnmìlà rúbợ
Wón ní kó mó şe iyè méjì o
Kó si mó ja ẹnikankan níyàn
Wón ní bí ón bá ti pé bó ti rí nìí
Kó móợ pé béè ni
Nígbà ti Òrúnmìlà dé òde Èňpe
Ayé yẹ é
Ajé dé
Ìdin ń şe mí gèlé gèlé
Ợlòbàrà ni ń şe mí gàlà gàlà
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti Bàbá ń sawoó ròde Èňpe
Ệbợ n wón ní ó şe
Wón ni kéni mó jiyàn lÈňpe
Ìdin ò jiyàn la fawo dá
Kéni mó jiyàn lÈňpe.

Ìdin ń şe mí gèlé gèlé
Ợlòbàrà ni ń şe mí gàlà gàlà
Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, cuando se aventuraba en sacerdocio en la ciudad de Èňpe.
¿A esta ciudad, que me dirijo, me irán las cosas bien allá?, se preguntó.
Le dijeron que sacrificara, que todo le iría bien y él ofrendó.
Le aclararon que no dudase de sí mismo ni de lo que Ifá le decía, y que no entrase en desacuerdo con nadie, o sea, si ellos decían…. ¡Esto es así! ……… él debía estar de acuerdo con ellos.
Cuando Òrúnmìlà llegó a esa ciudad, la riqueza del comercio le sonrió,
así como las otras cosas buenas de la vida.
Ìdin ń şe mí gèlé gèlé
Ợlòbàrà ni ń şe mí gàlà gàlà
Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, cuando se aventuraba en sacerdocio en la ciudad de Èňpe.
Le dijeron que sacrificara, que todo le iría bien y él ofrendó.
Le aclararon que no dudase de sí mismo ni de lo que Ifá le decía, y que no entrase en desacuerdo con nadie.
Ìdin no es argumentativo, la adivinación fue lanzada.
No discutas en la ciudad de Èňpe.

Ìdin kó o bèrè
Kó o gbé e pón pòn pón
A dífá fún Asa
A bù fún Àwòdì
Níjó ti wón ń lợ si oko iwájẹ
Oko iwájẹ tí àwợn ń lợ yìí
Nňkan ò bó lówó àwợn?
Wón níre ò níí bó lówóợ wợn
Wón ní ẹbợ kí iré ó mó bòó lówóợ wợn ní kí wợn ó rú
Àşá rúbợ
Ó rú ohun gbogbo nígba nígba
Àwòdì náà dẹbợólè
Ó rúbợ
Wón bá kợrí sí oko iwájẹ
Àşá ló kókó ri tiè
Fàà ló lợ
Pónkán ló kó si i lówó
Àwòdì náà lợ
Ó ri tiè gbé
Òún mò dúpé o
Ayé yẹ wón
Ợkàan wón balè
Ní wón bá ń dúpé
Wón ní ợwó àwợn tẹ ire báyìí?
Ní ón ń jó ní ón ń yò
Wón ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn babaláwo ń yin Ifá
Wón ní béè làwợn babaláwo tàwợn wí
Ìdin kó o bèrè
Kó o gbé e pón pòn pón
A dífá fún Asa
A bù fún Àwòdì
Níjó ti wón ń lợ si oko iwájẹ
Wón ní wón ó rúbợ kí wợn mó baà sánwó
Wón gbébợ ńbè
Wón rúbợ
Àşá kíí balè kó sánwó
Àwòdì kíí balè kó pòfo
Gbogbo wa lá o múre bò porongodo.

Ìdin se vino abajo y se levantó rápidamente.
Lanzó adivinación para el Halcón, y para el Águila, cuando ellos se defendían por la comida.
Esto que defiende la evasión, es que nuestros rezos no se pierdan en el vacío, ya que nuestras presas no van a nuestras garras.
Ellos les dijeron que sus bondades no se perderían más, y que debían sacrificar por igual.
Ellos ofrecieron sus sacrificios en múltiples de cientos y con fe.
Y partieron ambos en su misión de caza.
El Halcón vio primero su presa y se lanzó capturándola.
El Águila hizo lo mismo y agradeció a su creador.
La vida le cambió a los dos y se regocijaron, alabando a sus babaláwos.
Ellos alabaron a Ifá. Ellos hicieron lo que le dijeron que hicieran.
Ìdin se vino abajo y se levantó rápidamente.
Lanzó adivinación para el Halcón, y para el Águila, cuando ellos se defendían por la comida.
Esto que defiende la evasión, es que nuestros rezos no se pierdan en el vacío, ya que nuestras presas no van a nuestras garras.
Ellos les dijeron que sus bondades no se perderían más, y que debían sacrificar por igual, para no regresar del bosque con las manos vacías.
Ellos sacrificaron.
El Halcón no se lanza sin capturar su presa.
Tampoco el Águila falla cuando se lanza en picada sobre su presa.
Todos regresaremos con buenas fortunas en las manos.


Òdí Òkànràn.

Este Odù trae en sí muchas cosas buenas, pero le exige a la persona una extrema paciencia. Se tendrá que viajar, porque existe un botín o herencia en un lugar lejano que es muy cuantioso, se deberá ofrendar y no ser rencoroso en el reparto.
Al lugar que se dirigirá, no deberá bailar y vigilará mucho su auto-compostura. Es necesario que reciba muy bien estos avisos y los ejercite.

Sabi rere gbé
Sàbi rèrè gbé
Ệni ó tètè dé ibi òkú Ợlợrợ
Ni o sá ibi rere gbé
A dífá fún Òrúnmìlà
Ti ń lợ rèé bá wợn pígún Ợlợrợ lái ba tan
Wón ní ó rúbợ
Nígbà ti Òrúnmìlà dé òkèèrè ti ń lợ
Adétè ni Baálè ilú ibé
Gbogbo àwợn èèyàn ni ón ń sún séyin fun
Èèyàn lỢlợrợ si dá báyìí?
Tóun si jé àlejò
Tóun si wợ sódòợ baálè ilú
Ká si mó féràn ẹni ó gbani tợwótẹsè?
Òrúnmìlà ò kórira è
Òrúnmìlà bá ń tójú nňkan fún un
Adétè si ti là làà là
O si ń doríkodò
Pé báwo lòun ó ti pín ogún òún báyìí
Ní torí àwợn alájẹjòjá yìí
Ńgbà ó dijó kan
Adétè fojó sàisí
Şùgbón kó tóó kú
Adétè bá pé Òrúnmìlà
Ó ni bàbá yìí
Ňjé o ó le bàsíríí mi
Tóun ó fi ni dòkú ẹyẹ
À bóo ri pé gbogbo wợn ni ón ń sá séyin
Òrúnmìlà ní kò sòro
Adétè bá mú ợkó
É e lé e lówó
Bí gboňgbò ó baà bẹ ńlè
Ó fún un ládàá
Òrúnmìlà ní kò síyợnu
Ó ní ó dáa ó kù
Kálợ sí ibi ti ợròò mí wà
Ó ní gbogbo ợrò ti mo kó jợ yìí
Ìwợ lo ni I
Ó ò gbợdò fénikannkan ńbè
Adétè ní tóun bá kú
Tóó fi kó gbogbo ợrò tán
Móợ pé kó si nňkankan
Torí ìwợ ló tójú òun
Òrúnmìlà bá ń jó ní ón ń yò
Wón ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn babaláwo ń yin Ifá
Wón ní béè làwợn babaláwo tòún wí
Sabi rere gbé
Sàbi rèrè gbé
Ệni ó tètè dé ibi òkú Ợlợrợ
Ni o sá ibi rere gbé
A dífá fún Òrúnmìlà
Ti ń lợ rèé bá wợn pígún Ợlợrợ lái ba tan
Ifá ò bá wợn tan
Fàà
Fàà n ní ń jogún
Fàà
Ń jogún ẹşin
Fàà
N ní ń jogún
Fàà
Èdú ò bá wợn tan
Fàà
Ó jogún owó
Fàà
Ó jogún aşợ
Fàà
Ó jogún àmù Ìlèkè
Fàà
Ifá ò bá wợn tan.

Sabi rere gbé
Sàbi rèrè gbé
Quien llega temprano al entierro del hombre acaudalado, seleccionará una aventajada posición para quedarse.
Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, quien venía a repartir las propiedades del hombre acaudalado, sin estar relacionado con él.
Se le dijo de ofrendar.
Cuando Òrúnmìlà llegó a la lejana ciudad, se encontró con que el jefe estaba leproso y todos huían de su compañía.
Òrúnmìlà pensó que era un ser humano, creado por Dios y que siendo la primera vez que visitaba su ciudad, no podía dejar de brindarle su asistencia y compañía y fue a verle, entrando en su casa.
Le sirvió como un errante y preparó medicinas para él.
Y mientras todos le despreciaban, Òrúnmìlà estuvo a su cuidado.
El leproso era un hombre adinerado y cuando se sintió al borde de la muerte, llamó a Òrúnmìlà y le dijo casi exánime, que deseaba que se ocupase de su entierro y le cuidase para que las aves no comieran su cuerpo.
Òrúnmìlà estuvo de acuerdo con él y recibió de sus manos, una azada y un machete para desbrozar las ramas y abrir el hueco donde le enterraría, pero también el leproso le dijo que las usaría para sacar todas sus riquezas acumuladas, que serían de la pertenencia de Òrúnmìlà, por haberle cuidado hasta su muerte.
Le dijo que después de empacar su cuerpo bajo la tierra y haber cargado sus riquezas, no las repartiese con ninguno de aquellos que le habían despreciado por su lamentosa enfermedad, ni que tampoco les comentase absolutamente nada.
Òrúnmìlà se convirtió en un hombre riquísimo y cantó alabando a sus babaláwos, los cuales alabaron a Ifá.
Él hizo exactamente lo que Ifá le dijo que hiciera.
Sabi rere gbé
Sàbi rèrè gbé
Quien llega temprano al entierro del hombre acaudalado, seleccionará una aventajada posición para quedarse.
Lanzaron Ifá para Òrúnmìlà, quien venía a repartir las propiedades del hombre acaudalado, sin estar relacionado con él.
Se le dijo de ofrendar.
Ifá no está relacionado con ellos.
Libremente.
Él hereda propiedades.
Libremente.
Él hereda propiedades.
Libremente.
Èdú no está relacionado con ellos.
Libremente.
Él hereda propiedades.
Libremente.
Él hereda ropas y dinero en abundancia.
Libremente.
Él hereda potes llenos de cuentas muy caras.
Libremente.
Ifá no está relacionado con ellos.

Ìdin rànhin
Ìdin rànhin
A dífá fún Òkòtó ti ń retí Òkun rèé jó
Ệbợ ń wón ní ó şe
Gbogbo èèyàn ni ń lợ etí òkun rèé jó
Wón níwợ Òkòtó o ò gbợdò jó bóo bá détí òkun
Wón ní bí gbogboo wón bá ń jó
Ìwợ Òkòtó móợ wòran ni
Şùgbón igbéraga ti Òkòtó ńnú
Ijó àjówomi láti bèbè ni wón ó si jó
Ó bá bèrè síí jó
Lójiiji
Òkòtó bá ri
Ìdin rànhin
Ìdin rànhin
A dífá fún Òkòtó ti ń retí Òkun rèé jó
Òkòtó o ò seun
O ò sèèyàn
Wón ní bó ợ bá lợ etí òkun ợ ò gbợdò jó
O si gbó
Béè lo si lợ rèé jó
Ìdin rànhin
Òkòtó bá şe béè ló paré o
Ìdin rànhin.
Ìdin rànhin
Ìdin rànhin
Lanzaron Ifá para el Cono metálico que venía a bailar a la playa.
Se le pidió sacrificar y se le advirtió de al llegar a la playa, no debía bailar, sino vigilar y estar atento, mientras otros bailaban.
Pero su autoestima (falso orgullo) le privó de escuchar el consejo.
El baile era desde la arena de la playa hasta las aguas del mar.
Y él bailó y bailó sin darse cuenta de que llegaban al agua del mar, donde se hundió sin dar tiempo a sacarlo, muriendo allí por su propio peso.
Ìdin rànhin
Ìdin rànhin
Lanzaron Ifá para el Cono metálico que venía a bailar a la playa.
- ¡Cono eres un irresponsable! –
Ellos te dijeron que no bailases en la playa y actuaste diferente.
- ¡Ve a la playa y baila todo lo que quieras! –
Ìdin rànhin
Como resultado, tenemos que el Cono ha desaparecido.
Ìdin rànhin.


Òdí Ògúndá.

Montones de bendiciones llegarán a esta persona que tendrá larga vida y paz mental. Ifá lo ve como una persona que sale temprano a sus labores, lo cual deberá mantener como costumbre, ya que será así como se encontrará con sus buenas cosas. El archivará los premios de sus acciones. La persona que nadie conoce aún, sacrificará palomas y dinero para ser notado y conocido dentro de la sociedad.

Dinndinnkúdá
Dinňdinňkúdá
A dífá fún Ìsinkú èbónà
A dífá fún Bàbá adáji roko
Èyí ti ò níí fàsikò tafàlà
Kò níí fàkókò şe yèyè
Bàbá adáji roko ló kợjú mó işẹ è ní kùtù hàì
Ệnikan tóun si sòwò sòwò lókèèrè
Ó wáá sowó kórùn
Ni ń padàá bò wálé
Şé wón sìí ri ikú sójú ni láyée ijóhun
Ìdágìrì ikú bá dá a lójú ònà
Oníkò bá ní kó kálợ
Níbo?
Ó ní òrun ti yá
Ňjé òun ó si kúúlè lásán towó towó báyìí?
Bí Bàbá adáji roko ti ri ńlè
Oníşòwo ni ò gba òun
Ó lóun ti ri Oníkò
Ó si tí pé kóun ó kálợ si òde òrun
Ňjé o ó le bo àsírí òun báyìí?
Ó bá gbé ẹrùu owo to so korun
Ó ní ó gbà
Şùgbón tójú oku òun dáadáa
Bí Bàbá adáji roko bá jèrè
N ní bá ń jó ní ón ń yò
Ní ń yin àwợn Dinndinnkúdá
N yin àwợn Dinňdinňkúdá
A dífá fún Ìsinkú èbónà
A dífá fún Bàbá adáji roko
Ìsinkú èbónà
A dúpé fún Bàbá adáji roko
A mòmò dúpé o
Ajé sùn wà bó.

Dinndinnkúdá
Dinňdinňkúdá
Lanzaron Ifá para el entierro a la orilla del camino, y para el hombre que se marchaba temprano a la granja.
El que no programa gastar, no permitirá estar holgazaneando en las estaciones.
El granjero puntual es un celoso trabajador, pero hay un comerciante que ha estado comerciando con géneros hace ya mucho tiempo en lejanas tierras y ahora regresa a casa, con su dinero atado al cuello.
Ellos han podido ver de una manera u otra, físicamente a la muerte en días anteriores (años pasados).
Él estaba desalentado porque sospechaba que iba a morir.
Oníkò dijo: ¡Déjales ir!
- ¿Dónde? –
- ¡Al Cielo! -, respondió Oníkò.
- ¿Me moriré ahora, de manera inútil sin gastar todo este dinero como el granjero puntual se queda en la Tierra? –
- ¡Ayúdenme! – dijo desvalido el Comerciante.
- He visto a Oníkò, y fue quien me dijo que fuese con el al Cielo -.
- ¿Seré capaz de cuidar de mi cadáver? -, dijo el Comerciante.
- He removido el lazo con mi dinero del cuello…. ¡Tómalo! – le dijo al granjero.
- Pero por favor cuida de mi cadáver – le imploró al granjero.
El puntual granjero, vio la ganancia de su constancia y tesón y comenzó a bailar y a regocijarse, alabando a sus babaláwos.
Alabó a los sacerdotes Dinndinnkúdá y a Dinňdinňkúdá, que lanzaron Ifá para el entierro a la orilla del camino, y para el hombre que se marchaba temprano a la granja.
La sepultura al borde del camino, está agradecida a dios, a causa del puntual granjero.
Que las riquezas y fortunas nos atiborren de ellas.


Òdí Òsá.

Ifá se refiere a dos personas que deberán ofrendar juntas una pieza de tela roja y preguntar si sus enemigos la aceptarían. Ifá les previene no ignorar ningún aviso, ni violar ningún tabú. Ellos tendrán buena sustancia material de riquezas, pero deberán ofrendar. La persona debe saber que sacrificios ofrecer para evitar que le ataquen físicamente.

Ìdin sàá
Ìdin sòó
A dífá fún Agánràn ti ń looko iwájẹ
Ìdin sàá
Ìdin sòó
A dífá fún Àgbàdo òjò
Èyí tí ń lợ rèé bá wợn múlè oko àì ródún
Ó dókó ó té gbàjàá lè
Wón níwợ Àgbàdo tétí o gbóhùn Awo
Wón ní gbogbo ń tóo féé dà lóó dà
Şùgbón rúbợ elénìní láyé
Àgbàdo ní kínni ń jé béè
Aşợ tó pò lòun ó fi bo ợmợ òun
Ệ wo iye aşợ ti Àgbàdo fi bo ợmợ ẹ lóòótó
Şùgbón Agánràn ń looko iwájẹ
Oko iwájẹ tóun ń lợ yìí
Òun şe lè rí şe bò ńbè báyìí?
Èşù ní o ò pé kin ni
Abẹ ni kóo rú
Agánràn rúbợ
Ó rú gbogbo abẹ ti ón kà sílè fún un
Èşù ní bó o bá dé òhún
Àgbàdo ní ò rúbợ
Ó ó ba lóhùún
Nígbàa Agánràn dé òhún
Ló ri I tí Àgbàdo gbómợ pòn lợ súà
Ó si ti rò pé òun ti fi aşợ bo ợmợ òun
Agánràn ba gbé ẹnu lé aşợ Àgbàdo
Ní ń gé e hàràràù hàràràù
Ló bá kan ợmợ
Ó bá bèrè síí jẹ ợmợ Àgbàdo
Àyin éyin ni Àgbàdo ń yin àwợn Awo è
Ìdin sàá
Ìdin sòó
A dífá fún Agánràn ti ń looko iwájẹ
Ìdin sàá
Ìdin sòó
A dífá fún Àgbàdo òjò
Èyí tí ń lợ rèé bá wợn múlè oko àì ródún
Mo ti şẹbợ Ìdin sàá
Mo ti şẹbợ Ìdin sòó
Agánràn şe béè
Ó rí şe
Mo ti şẹbợ Ìdin sàá
Mo ti şẹbợ Ìdin sòó
N lAgánràn ń ké tée dòní
Aşợ pupa tí Agánràn rú níjòósí
Èşù bá lè é mó ợ ńgbáàyà.

Ìdin sàá
Ìdin sòó
Lanzó Ifá para el Loro, que venía a pelear en defensa por comida
Ìdin sàá
Ìdin sòó
Lanzó Ifá para el Maíz Húmedo, que venía a adquirir tierra en el ciclo anual de los granjeros. Cuando llegó allí, germinó extendiéndose de manera opulenta y tomando toda la extensión de tierra posible.
- ¡Oye, Maíz, escucha la voz de la experiencia, tú podrá convertirte en lo que sueñes ser, pero te aconsejamos que hagas sacrificio, para contrarrestar a tus enemigos – ellos le dijeron.
¿Por qué le llamas mis enemigos?, tengo mucha ropa para cobijar a mis hijos – dijo el Maíz con desden.
El Loro si preguntó que debía hacer para hallar ganancias en lo que iba a realizar.
¿Qué debes hacer? – Èşù, le dijo –
- Debes sacrificar hojas bien afiladas para garantizar tus alimentos –
- Y cuando llegues a la granja, te encontrarás con el Maíz Húmedo, que no sacrificó –
El Loro, sacrificó y al llegar a la granja con sus cuchillas afiladas, se encontró con el Maíz y vio que se cubría con una fuerte cobija, pero pudo divisar sus granos y se abalanzó sobre sus retoños, cortándolos sin misericordia y comiendo de sus semillas o granos.
Cuando hubo cortado todo, hizo buen acopio de granos para su posterior alimentación.
El Maíz oró e imploró a sus babaláwos, para evitar su destrucción masiva, pero era ya muy tarde.
Ìdin sàá
Ìdin sòó
Lanzó Ifá para el Loro, que venía a pelear en defensa por comida
Ìdin sàá
Ìdin sòó
Lanzó Ifá para el Maíz Húmedo, que venía a adquirir tierra en el ciclo anual de los granjeros.
Yo he ofrecido los sacrificios de Ìdin sàá
Yo he ofrecido los sacrificios de Ìdin sòó
El Loro por su obediencia, obtuvo su ganancia
Yo he ofrecido los sacrificios de Ìdin sàá
Yo he ofrecido los sacrificios de Ìdin sòó
¿Qué expresa en nuestros días el Loro?
La tela roja con la que sacrificó el Loro al principio
Èşù, la plantó para siempre en el pecho del Loro.


Ìdin sàá
Ìdin sòó
Sàrá sàrá labẹé fárí
A dífá fún èinlójợ ẹranko
Níjợó wón ń bỆkùún sòtè
Níjợó wón ń bỆkùún şòtá
Gbogbo ẹranko ló kợjú da Ệkùn
Wón ló ku ibi tí Ệkùn ó wò
Wón ló ku ohun tékùn ó şe
Ệkùn bá méééji kún ẹéta
Ó tợ àwợn Ìdin sàá Ìdin sòó lợ
Ệ yẹ òun lóókan ibò wò
Wón ní kó rú ogún abẹ
Oloola iju rú ogún abẹ
Ninúu ogún abẹ tí ẹkùn rú
Àwợn Babaláwo è kó méwàá fún un
Wón ní kó kó o relé è
Wón jẹ méwàá lérù
Èşù bá kó gbogbo è bợ ẹkùn lésè àtợwó
Gbogbo àwợn ẹranko yòókù bá ń bò wáá bỆkùn já ńjó kan
Bí Ệkùn tí ń fợwó fà wón ya
Ní ń fi ẹsèé fa ìfun wợn jáde
Ệni ó bá ti rúbợ
Ipá ò ká onítòhún mó
Ìdin sàá
Ìdin sòó
Sàrá sàrá labẹé fárí
A dífá fún èinlójợ ẹranko
Níjợó wón ń bỆkùún sòtè
Níjợó wón ń bỆkùún şòtá
Wón ní ki Ệkùn ó sá káàlé ó şẹbợ
Ệkùn gbébợ ńbè
Ó rúbợ
Èinlójợ ẹranko
Téè ń bỆkùún sòtè
Téè ń bỆkùún sota
Ipáa yín ò leè ka
Ipáa yín ò leè ka láíláí.


Ìdin sàá
Ìdin sòó
La hoja afilada afeita la cabeza en rápidos golpes
Lanzó adivinación para incontables animales
En el día que ellos comprometieron al Tigre en una guerra fría
E hicieron que el Tigre fuese un enemigo común.
Le dijeron al Tigre que ofreciese sacrificio, contra esos animales que ahora eran sus numerosos enemigos.
El Tigre adicionó 2 cowríes a tres que ya poseía y se vino a ver al sacerdote Ìdin sàá Ìdin sòó, pidiéndole que usara Ifá e ìbo para él.
Le pidieron 20 afiladas hojas como sacrificio, él ofreció.
Los babaláwos le dieron 10 y le dijeron se las llevara a casa.
Y conservaron las otras 10 como libres regalos.
Èşù, entonces le insertó las 20 hojas afiladas en sus manos y pies y le creó las garras.
Así el Tigre los rasgó con sus manos, y con sus miembros posteriores les sacaba su intestinos.
Él, quien ofreció sacrificio, contra cualquier otro poder que viniese contra si mismo.
Ìdin sàá
Ìdin sòó
La hoja afilada afeita la cabeza en rápidos golpes
Lanzó adivinación para incontables animales
En el día que ellos comprometieron al Tigre en una guerra fría
E hicieron que el Tigre fuese un enemigo común.
Le dijeron al Tigre que ofreciese sacrificio, contra esos animales que ahora eran sus numerosos enemigos.
Le dijeron al Tigre que cuidase de la tierra y que ofreciera.
Él ofreció con fe, contra sus enemigos, de quienes era, contra-natura su enemigo común.
Ninguno le podrá sobrepasar, no le vencerán, ni aún juntándose.


Òdí Ìká.

Se deberá ofrecer sacrificio contra enemigos potenciales con Machete, garrote, cuchillo y un palo o tronco pesado. También ofrecerá para larga vida.

Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo Igbá ló dífá fún Igbá
Igbá ń lợ rèé bá wợn múlè oko àì ródún
Wón ní kí Igbá ó rúbợ
Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo Àwo ló dífá fún Àwo
Àwợn méjèèjì ní jó ń bẹ láyé
Wón ní kí Àwo ó sá káàlè kó şẹbợ
Gbóńgbó kan
Àdá kan
Kùnmò kan
Ợbẹ kan lẹbợ
Àwo ó bá rúbợ
Igbá ni tóun tó báyìí
Kín lòún ó fẹbợ şe
Igbá dé oko
Ó bá bèrè síí so
Ợmợ aráyé bá débè
Pà, pà, pà, pà, ni wón ń pa Igbá
Bí ón bá de ibi tí Àwó wà
Wợn a sún séyìn
Ìpa táa pa Igbá
Ệnikan ò gbợdò pa Àwo béè
Bí è é bá şe pé ó tó àkókò ti Àwo ó fòó
Ệnikan ó le fó Àwo
Ayé yẹ Àwo
Igbá wá ń şe hàà
Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo Igbá ló dífá fún Igbá
Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo Àwo ló dífá fún Àwo
Wón ní kí Igbá ó rúbợ
Béè ni ò rúbợ
Gbogbo ayé ní ń pa igbá
Àwo nìkan ní ń bẹ léyìn tó rúbợ
Ìpa táa pa Igbá
Kéni mómò şe pa Àwo.


Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo de la jícara, adivinó para las jícaras, que venía a escoger una tierra en el ciclo anual de la granja.
Le dijeron a la Jícara que hiciera sacrificio.
Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo del Plato Rompible, lanzó Ifá para los Platos Rompibles,
Cuando vivían juntos en la tierra, le dijeron que cuidasen de la tierra e hicieran sacrificio, cada uno de ellos (dos) con:
- Un grueso madero, machete, cuchillo, y garrote o cuje.
Ellos sacrificaron.
La Jícara se dijo: - ¡Ahora que soy grandiosa! ¿Por qué necesito ofrendar? - Y se vino a la granja sin ofrendar.
Comenzó a germinar y a crecer. El hombre llegó y la vio y comenzó a romperlas una por una para sacarles sus semillas y usarlas como recipientes.
Pero en cuanto vio los Platos Rompibles, Él se refrenó y se volvió cauteloso.
En la forma que Vds., rompen y abren la Jícara, no se rompen ni abren los Platos Rompibles, a menos que les llegue el momento de romperse.
La vida le fue muy placentera a los Platos Rompibles.
La Jícara se estuvo lamentando arrepentida de ser desechada.
Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo de la jícara, adivinó para las jícaras, que venía a escoger una tierra en el ciclo anual de la granja.
Le dijeron a la Jícara que hiciera sacrificio.
Ìdin káká tiráká káká tiráká
Babaláwo del Plato Rompible, lanzó Ifá para los Platos Rompibles,
Cuando vivían juntos en la tierra, le dijeron que cuidasen de la tierra e hicieran sacrificio.
La Jícara no ofreció el sacrificio, pero el Plato Rompible sí ofreció.
En la forma que Vds., rompen y abren la Jícara, no se rompen ni abren los Platos Rompibles, a menos que les llegue el momento de romperse.


Ìdinká èjiká
Èjirợrợ èjirợ
Gbòňgbò ti ń bẹ ńnú omi ò leè kómi lésè kó dómi dúó láíláí
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti ń bẹ láàrin òtá sáńgílítí
Şé àwợn elénìní yìí ò dá òun dúó báyìí?
Wón ni gbòňgbò kan kìí gbénú odò kó dómi dúó
Wón ní ti ón bá làwợn ó dá ợ lónà
Òrun ni wón ó ti móợ mùkợ alé
Òrúnmìlà bá rúbợ
Àwợn òtá è bá ń kú níkòòkan
Ìdinká èjiká
èjirợrợ èjirợ
Gbòňgbò ti ń bẹ ńnú omi ò leè kómi lésè kó dómi dúó láíláí
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó ti ń bẹ láàrin òtá sáńgílítí
Wón ní kí bàbá ó rúbợ
Òrúnmìlà gbébợ ńbè
Ó rúbợ
Ňjé gbogbo òtá tó bá ní n mó padà délé
Gbợợrợgbợ
Ợgbợợrợgbợ ni kí n bókuu rè ńlè
Oníşẹgùn ló ní n mó padà délé mó
Gbợợrợgbợ
Ợgbợợrợgbợ ni kí n bókuu rè ńlè
Rírú ẹbợ
Èèrù àtùkèsù
Ệ wáá bá ni ní tàrú şégun
Àrúşégun làá bá ni lésè ợba Òrìşà.

Ìdinká èjiká
èjirợrợ èjirợ
Las raíces dentro de un arroyo nunca podrán obstruir el curso del flujo del agua.
Lanzó Ifá para Òrúnmìlà, cuando estaba rodeado de enemigos fuertes.
¿Podrían esos enemigos, cruzarse en mi vida y detenerme? Preguntó Òrúnmìlà.
“Una raíz dentro de un arroyo nunca podrá obstruir el curso del flujo del agua, y si ellos se cruzan en su camino, su próxima comida será en el Cielo”, ellos le respondieron.
Òrúnmìlà ofreció entonces el sacrificio.
Ìdinká èjiká
èjirợrợ èjirợ
Las raíces dentro de un arroyo nunca podrán obstruir el curso del flujo del agua.
Lanzó Ifá para Òrúnmìlà, cuando estaba rodeado de enemigos fuertes.
Òrúnmìlà ofreció entonces el sacrificio con firme fe.
Todos los enemigos míos, que decían que yo no regresaría a casa, me los he ido encontrando muertos al lado del camino, uno al lado del otro.
Vengan y encuéntrenos con multitud de ofrecimientos.
Uno es hallado con ofertas múltiples al pie del Rey de los Òrìşàs.

Òdí Òtúrúpòn

Ifá les exhorta a ser honestos. Tendrá un hijo que será poderoso, pero deberá vencer muchas dificultades en la vida, incluso deberá ofrecer
para no morir prematuramente. Ifá le pide adorar a Òòşà fúnfún en un intervalo de cinco días de invocaciones, para buscar un mejor confort social.

Olóògbé ni ò jéwó
Atannijẹ bí olóorun
Agbợngbòn a bisà
A dífá fún Şàngó ti ń fojú şògbérè ợmợ
Wón ní ó rúbợ kó lè baà bímợ
Şàngó lójú ợmợ ń pón
Wón ní ợmợ kan ń bò
Kó rúbợ sílè dè é
Şàngó bá rúbợ pé
Ńgbàa Şàngó ó bìí
Ló bá bí Oşé
Wón ní gbogbo ibi ti bá ń lợ
Kó móợ mú ợmợ rè tó bí lợ
Bí ón ditè mó Şàngó ńbikan
A ju Oşé lu ibè
A di gàràrà
Gbogboo wón ti túká
Ní bá ń yin àwợn Olóògbé ni ò jéwó
Àwợn Atannijẹ bí olóorun
Àwợn Agbợngbòn a bisà
Àşé ẹbợ tí Şàngó rú
Àşé nňkan ńlá ní?
Ệbợ tí Şàngó rú ló sợ Şàngó di nińlá
Ó ní béè làwợn babaláwo tòún wí
Olóògbé ni ò jéwó
Atannijẹ bí olóorun
Agbợngbòn a bisà
A dífá fún Şàngó ti ń fojú şògbérè ợmợ ngba tí yóó bìí
Ó bí Oşé
A şẹgun nígbàyí ò
A şẹgun
Agbợngbòn a bisà
A mòmò şẹgun nígbàyí ò
Agbợngbòn a bisà.


Es la muerte que no lo confiesa.
Un embustero parece que está dormido.
Agbợngbòn a bisà
Lanzó Ifá para Şàngó, cuando lloraba a causa de la ausencia de hijos.
Le dijeron que ofrendara para que pudiese tenerlos, que un hijo estaba por llegar y que debía ofrecer pendiente a su arribo.
Şàngó ofreció el sacrificio completamente.
Cuando el bebé llegó, fue el bebé Oşé. Ellos le dijeron que donde quiera que él fuese, llevase a su hijo Oşé consigo.
Y si en algún lugar, hallase conspiraciones en su contra o le presentaran batalla, que lanzase a su hijo Oşé contra los enemigos, que al instante sucedería una explosión y sus enemigos desaparecerían.
Él comenzó alabando a Olóògbé ni ò jéwó, Atannijẹ bí olóorun y a
Agbợngbòn a bisà, sus awoses que habían adivinado para él.
Es el sacrificio realizado por Şàngó, lo que lo convirtió en grande.
Es la muerte que no lo confiesa.
Un embustero parece que está dormido.
Agbợngbòn a bisà
Lanzó Ifá para Şàngó, cuando lloraba a causa de la ausencia de hijos.
Le dijeron que ofrendara para que pudiese tenerlos.
Y tuvo como hijo a Oşé, que además le hizo grande.
Desde entonces hemos venido triunfando.
Hemos triunfado.
Agbợngbòn a bisà
Nosotros realmente hemos triunfado.
Agbợngbòn a bisà.

Ìdin túúrú
Ìpòn túúrú
A dífá fún Lààlà gbàjà
Èyí ti ń lợ oko àì leè ródún
Wón ní ẹbợ kó lè baà lájé lówó
Kó lè baà láya
Kó lè baà bímợ
Ni kó şe
Kín wáá lẹbợ?
Wón ní kó mó jókòó sí oko àì leè ródún
Wón ní lórun lórun ni kó móợ wálé
Kó móợ wá bợ Òrìşà
Wón ní ayé ó yẹ é
Lààlà Ìgbàjà bá rúbợ
Ní bá ń wálé ợjó karùún karùún
Láyé bá dé
Ayá dé
Ợmợ dé
Ó ní kò síhun méjì mó
Òòşà yi ti di sínsìn lórun lórun
Ayé yẹ Lààlà Gbàjà
N ní wá ń jó ní wá ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdin túúrú
Ìpòn túúrú
A dífá fún Lààlà gbàjà
Èyí ti ń lợ oko àì leè ródún
Níjó ti ń fomì ojú şógbèré ire
Wón ní ó rúbợ
Ó wáá lájé
Ó láyá
Ó bímợ
Ó kólé
Ire gbogbo tó o lówó
Kín la ó móợ sin tórún bá pé?
Òrìşà
Òrìşà la ó móợ sin tórún bá pé
Òrìşà.


Ìdin túúrú
Ìpòn túúrú
Lanzó Ifá para Lààlà gbàjà, cuando venía a residir en la granja de forma perenne.
Le dijeron que con el sacrificio, podría enriquecerse y tener esposas e hijos, que era el mismo sacrificio que debía ofrecer para no quedarse largísimo tiempo en esa granja.
Le dijeron que viniese a casa en un intervalo de cinco días y ofreciera sacrificio a Òòşà. Él ofreció lo prometido.
Enseguida llegaron las riquezas, la esposa y los hijos.
- ¡No hay nada mejor que esto, este Òòşà, si merece la pena adorarle y reverenciarle! – exclamó contento Lààlà gbàjà.
Él bailó y se regocijó y agradeció con creces a sus babaláwos.
Estos alabaron y aplacaron a Ifá.
Ìdin túúrú
Ìpòn túúrú
Lanzó Ifá para Lààlà gbàjà, cuando venía a residir en la granja de forma perenne, y cuando se quejaba de no obtener las buenas bendiciones.
Le dijeron que hiciese un amplio y completo sacrificio.
Él cumplimentó la ofrenda con creces.
Él obtuvo la riqueza, la esposa, los hijos y construyó su casa.
Todas las bendiciones estuvieron a su alcance.
Òrìşà
Òrìşà es a quien adoramos y adoraremos en cada Orùn Ifá.
Òrìşà.


Òdí Òtúrá

La persona deberá ofrecer verdaderamente el sacrificio de este signo u Odù. Su familia será numerosa y se le conocerá por sus propiedades y riquezas adquiridas, siempre que se comporte con la misma línea de compostura de su linaje ancestral. Existe una persona bastante in-popular que sabe mucho acerca del origen de sus fondos adquiridos, cuidado con esa persona. Deberá ser bondadoso y gentil con sus familiares.

Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá jeku
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá jẹja
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá jẹran
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété
Àwợn Adábàá jeku
Wón ń dábàá jeku lợ lásán
Àwợn Adábàá jẹja
Wón ń dábàá jẹja lásán
Àwợn Adábàá jẹran
Wón ń dábàá jẹran lásán
Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è ló wò ó pé àkójo tòun ó şe yìí
Ệran tóun fee pa
Kílé òún ó kún
Kó pó fún èèyàn
Ki gbogbo è ó móợ dùn yìín
Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è ò şe méjì mó
Ệran ní ń pa
Ní ó kòó gbogbo ợmợ è jợ
Àti Obìnrin è
Gbogboo wón ó móợ jẹun
Wón ó móợ mu
Wón ó móợ yò
Àwợn èèyàn bá wòye
Àwợn Adábàá jeku, adábàá jẹja, àti àwợn adábàá jẹran tí ón ń dáá ń lợ yìí
Wón è é sèèyàn
Àwợn Adábàá kúnlée bàbá è tétéété
Àwợn la mò
Ló kó gbogbo ẹbí è jợ yìí
To pẹraán lè
Tí gbogboo wón ń jẹun
Bó ti kún nihìín yìí
Béè náà ni ó kùún lợhùún
Wón ní ayé gbợdò yẹ è
Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è nikan layé yẹ
N ní wá ń jó ní wá ń yò
Ní ń yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá jeku
Ń dábàá jeku lásán ni
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá jẹja
Ń dábàá jẹja lásán ni
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá jẹran
Ń dábàá jẹran lásán ni
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
A dífá fún Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété
Taa ló şeun to şèèyàn?
Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété
N ló şeun
N ló şèèyàn.







Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá jeku
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá jẹja
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá jẹran
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété
Adábàá jeku, solo se comía sus ratas.
Adábàá jẹja, solo se comía sus peces.
Adábàá jẹran, solo se comía la carne de animales terrestres.
Pero Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété, fue el único en preguntar a Ifá, acerca del camino que debía elegir.
La cabra que él estaba a punto de matar
¿Haría mi casa valorar?
¿Y haría una congregación grande?
¿También haría alegre la situación?
Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété, - ¡No vuelvas a dudar! –
Él comenzó a cazar y matar cabras, congregando a todos sus hijos, a sus esposas, y familiares, para que todos comiesen, bebiesen y se sintieran confortables. Las personas entonces analizaron que:
- Adábàá jeku, Adábàá jẹja, y Adábàá jẹran, no son humanos –
- ¡Nos hemos salvado por Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété, que tiene un carácter humano, porque es capaz de pensar y guiarse por un buen consejo de Ifá! -.
Él congregó a sus hijos, esposas, familiares y conocidos y mató cabras para todos ellos, que pudieron saciar su hambre, les sació su sed, y ahora están muy contentos.
Él tiene ahora siempre llena su casa y muy bien pertrechada con todo en la Tierra.
La Vida le sería muy confortable y placentera.
Él alabó a sus babaláwos y ellos alabaron a Ifá.
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá jeku, que se comía solo sus ratas
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá jẹja, que se comía solo sus peces
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá jẹran, que se comía solo sus carnes
Ìdin àfàgò kéyin àparò
N tójú bá wá lójúú ri
Lanzó Ifá para Adábàá nìkàn kúnlée bàbá è tétéété, el único que fue bueno y exhibió un carácter humanitario con sus semejantes.
Es aquel que es capaz de aprovisionar y atiborrar la casa de sus padres, para brindarles a ellos, su familia y amigos una mejor vida.

Báa bá dé inú igbó
Ệkẹ rere làá sá jáde ńnú igbó
Báa ba rèyin òdàn
Okùn rere làá wáá bò léyìn òdàn
Báa ba dódò Òrìşà
Pópó oloro làá kó wá inú ilé
A dífá fún Níní ẹrú Òòşà
A bú fún Àìní ẹrú Òòşà
Àwợn méjèèjì
Ợmợ Òrìşà ni wóón şe
A dífá fún Òòsàálá Òsèèrèmògbò
Ń sògbògbò àrùn
Ń najú alái le ňde
Àárè ń şe Òòşà
Ó si dá oko
Ệrúsìín rè ni Níní
Ệrúsìín rè ni Àìní náà
Níní wáá dá oko légbèé Òrìşà
Oko Níní lợ rẹbẹtẹ
Àìní ńtiè
Ó dá ìwòn ti apáa rè ka
Níní lówó
Òòşà náà si lówó
Şùgbón Òòşà torí owó fẹràan Níní ju Àìní lợ
Òòşà wá ni idùbúlè àisàn fún igbà pípé
Ń najú alái le ňde
Òòşà bá ráńşẹ pe àwợn Babaláwo è
Àwợn Báa bá dé inú igbó
Ệkẹ rere làá sá jáde ńnú igbó
Àwợn Báa ba rèyin òdàn
Okùn rere làá wáá bò léyìn òdàn
Àwợn Báa ba dódò Òrìşà
Pópó oloro làá kó wá inú ilé
Ti ón dá Ifá fún Níní ẹrú Òòşà
Ti ón dá Ifá fún Àìní ẹrú Òòşà
Ti ón şe Ifá fún Òòşà ti ń sògbògbò àrùn
Tí ti ń najú alái le ňde
Wón ní ìwợ Òòşà
Igbà ẹyin àparò lóó rùú tée dide
Òòşà ní á à
Òun tóun ò le ňde?
Ònà wo lòun ó gbà rín ẹyin àparò?
Ó bá ránşe pe Níní
¡Ìwợ Níní, gba òun!
O ó bàá òun wá ẹyin àparò lợ
Wón ní ńgbà òun bá fi ẹyin àparò rúbợ
Ńgbà náà lòun ó gbàádùn
Òun ó si tún fún òkè ìpòrì òun léyin àparò
Ńgbà náà làárè ó san
¡Níní kợ hà sínú!
Ní adúrú oko tóun dáá lè
Lòun ó móợ wá ẹyin àparò kiri?
Òun ó lòó tójú oko ná
Òòşà ráńşẹ pe Àìní náà
¡Àìní náà kợ hà!
Pé ka ti gbó
Oko Aláwo ló kợrí si
Kín wáá lòun wá lee rú
Tóun ó fi ri ẹyin àparò
¡Ệyin Babaláwo ẹ gbà mi!
Wón ní kó rú igba ataare
Ó şe é
Wón bá şe Ifá fún un
Wón fi ataare òhún şe Ifá fún un
Wón ní kó dí í mó ợwó òtún è
Kó sí dí í mó ợwó òsìi rè náà
Kó wáá lợ sínú igbó
Wón ní bó bá ti rin diè
Kó dijú kó ataare ti ợwó òtún è sówó òtún
Kó dijú kó ataare ti ợwó òsi sówó òsi
Tó bá pé sàà
Kó yajú è
Kó móợ lòó wo igbé wò
Lówó òtún àti lówó òsi
Wón ní Èşù to rúbợ fún
Iye ataare to dà sínú igbé
Niye ẹyin aparo ti yóó báá
Àìní dé ibè ó şe béè
Ó bojú wo òtún ó ri ẹyin aparo
Ó bojú wòsi ó ri ẹyin aparo kó
Ló bá kó gbogbo è dàánú ewé imò
Ló bá gbé e wá fún Òòşà
Òòşà fi şe ètùtù
Òòşà bá gbádùn
Ó bá ní ki wợn bá òun pé Níní
Wón nñi Níní ń bẹ lóko è
¡Òòşà ní háà!
Àşé kó dáa ka torí owó Níní féràn èèyàn?
Àşé ẹní ó bá féràn ẹní pèlú ợkàn ló dáa?
Òun náà ni Níní şe báyìí si?
Légbèé oko Òòşà si ni Níní dako sí
Òòşà bá ní kí àwợn ẹrú ó looko
Kí wón ó lòó wo nňkan oko òun wò
Kí àwợn iráńşé ó tóó dé ibè
Àwợn ìgárá ti ji gbogbo è wá lợ
Òòşà bá ránşẹ si Níní
Pé ńbo ni gbogbo işu àtàgbàdo inú oko òun wá
Òun ò rí gbogbo nňkan oko òun mó
Níní lóun ò mợ ẹni ó jí gbogbo è
Òòşà ni dandan o ó mợ ibi ó wà ní
Òòşà bá ní wón ó lòó kó gbogbo nňkan Níní wá
Ló bá kó gbogbo è fún Àìní
Òòşà ní lóòótó níwợ Níní lówó
Tóun sí féràan rẹ
Şùgbón o ò mợ isin
O ò si mợ ètùtù
Àìní bá ń jó ní ń yò
N yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Báa bá dé inú igbó
Ệkẹ rere làá sá jáde ńnú igbó
Báa ba rèyin òdàn
Okùn rere làá wáá bò léyìn òdàn
Báa ba dódò Òrìşà
Pópó oloro làá kó wá inú ilé
A dífá fún Níní ẹrú Òòşà
A bú fún Àìní ẹrú Òòşà
Òòşà pèlé o
A gbà lówóợ Níní
A bù fún Àìní
Mó ń bè ó ní
Mó gbà tợwóò mi lòó fénikan
Òòşà pèlé o
Mó gbà tợwóò mi dànù
Mó gbà tợwóò mi lòó fénikan láíláí.



Cuando uno va al Bosque, se debe cortar un buen pedazo de leño.
Cuando se va a la Sabana, se indaga por una buena soga para regresar a casa con ella.
Cuando uno consulta a la Deidad, uno debería regresar a casa con el júbilo de la aceptación de la nuez de kolá.
Lanzaron adivinación para Níní, y para Àìní que eran sirvientes de la Deidad.
Ambos eran hijos adoptivos de la Deidad.
También lanzó adivinación para Òòsàálá Òsèèrèmògbò, que estaba lleno de dolencias, las cuales no le permitían levantarse del lecho.
La Deidad estaba enferma y postrada.
La Deidad había estado trabajando una buena parcela de tierra.
Níní había estado trabajando al lado del Dios todo el tiempo, pero Àìní también lo hacía en otra porción de tierra, pero con muy pocas habilidades para esa función.
La Deidad y Níní devinieron muy ricos y el Dios amistosamente se inclinó más a Níní que a Àìní. Fue en aquel entonces que la Deidad enfermó gravemente.
Y envió por sus sacerdotes, que eran:
El Awo Báa bá dé inú igbó ẹkẹ rere làá sá jáde ńnú igbó.
El Awo Báa ba rèyin òdàn okùn rere làá wáá bò léyìn òdàn.
Y el Awo Báa ba dódò òrìşà Pópó oloro làá kó wá inú ilé.
Y ellos fueron quienes lanzaron adivinación para la Deidad y sus dos sirvientes Níní y Àìní, cuando el Dios estaba enfermo y postrado.
Le dijeron a la Deidad que sacrificase 200 huevos de aves monteses para recuperar la salud y él respondió: - ¡Pero si no puedo ponerme de pie! ¿Cómo voy a buscar esos huevos? Y resolvió enviar a Níní.
Níní refunfuñó interiormente y pensó:
- ¿Cómo voy a abandonar la granja que recién he cultivado para salir a buscar esos tontos huevos? – Mejor me quedó y cuidaré de la granja, continuó diciendo -.
Entonces la Deidad, llamó a Àìní, quien sorprendido, se puso al tanto del pedido y se fue a ver a sus adivinos:
¿Debo sacrificar para poder hallar los huevos? Preguntó a los awoses.
Ellos le dijeron que ofrendase 200 unidades de pimienta caimán.
Él sacrificó y ellos prepararon una porción de Ifá con las pimientas para él y le dijeron que llevase la mitad en su mano derecha y el resto en la izquierda.
Y cuando entrase a lo profundo del Bosque, debía cerrar los ojos y regar por el lado derecho e izquierdo las pimientas caimán.
Cuando hubiese transcurrido un buen intervalo de tiempo, debía abrir sus ojos, caminando y peinando los arbustos a ambos lados, o sea, derecho e izquierdo y veras que Èşù, a quien le has ofrecido el sacrificio, te ayudará a hallar los huevos.
La misma cantidad de pimientas caimán que ofreciste, serán los huevos que te hará encontrar.
Àìní, siguió al pie de la letra esas instrucciones y halló los huevos, que brindó a la Deidad, quien los usó para apaciguar su Ifá y recuperar así su bienestar de salud.
Sucedía que mientras Àìní buscaba los huevos, Níní se había marchado a su granja para seguir chequeando la cosecha, y había enviado a otros sirvientes para recolectar la cosecha del Dios, pero unos ladrones, habían robado todo el maíz y el ñame de esa granja.
Cuando el Dios sanó, se dirigió allí y al ver aquello destruido, llamó a Níní, contra el cual estaba muy furioso, por no haberle dedicado la verdadera atención cariñosa que se merecía y le dijo:
- ¿Cómo puedo considerarte una persona buena, si no sabes la importancia del sacrificio para mejorar la salud y la vida de una persona? ¿Cómo puedo tenerte en estima, si no me la tienes a mí?
¿Cómo puedo confiar en ti, si por poco muero y no fuiste capaz de ayudarme y para colmo, me veo arruinado con la pérdida de mi cosecha? –
Òòşà le retiró todas las bendiciones dadas a Níní y se las dio íntegras a Àìní quien comenzó a bailar y a regocijarse, alabando a sus babaláwos, los cuales alabaron a Ifá, ya que él había hecho como mismo ellos le dijeron que hiciese.
Cuando uno va al Bosque, se debe cortar un buen pedazo de leño.
Cuando se va a la Sabana, se indaga por una buena soga para regresar a casa con ella.
Cuando uno consulta a la Deidad, uno debería regresar a casa con el júbilo de la aceptación de la nuez de kolá.
Lanzaron adivinación para Níní, y para Àìní que eran sirvientes de la Deidad.
Ambos eran hijos adoptivos de la Deidad.
También lanzó adivinación para Òòsàálá Òsèèrèmògbò, que estaba lleno de dolencias, las cuales no le permitían levantarse del lecho.
Saludos a la Deidad.
Hemos confiscado los bienes de Níní y se los hemos dado a Àìní.
Te imploro, no me quites mis bienes, para dárselos a otros.
Saludos a la Deidad.
Hemos confiscado los bienes de Níní y se los hemos dado a Àìní.
Te imploro, no me quites mis bienes, para dárselos a otros.



Òdí Ìrẹtè

Esta persona podría ser un gran líder en cualquier parte, preferentemente en su centro de labor, por eso deberá sacrificar. Sus nietos se encontrarán con él que vivirá largos años. Hay un cierto tipo de unidad que desea lograr, pero deberá ser paciente y muy cuidadoso al hablar en público, sin asociarse con personas de hablar disociado e insolente.

Ìdin Ìlèkè
Ó yí birí birí
A dífá fún Kòkò
Ti ń lợ rèé bá wợn múlè nígbó
Gbogbo nňkan ni ń lợ inú igbó lòó múlè
Ìkòkò náà tèlé wợn
Kí ón bá e mú Ìkòkò dé igbó
Níbè náà ni kòkò ó móợ wà láíláí
Gbogbo àwợn ti ón jợ lợ
Èyí tó jóná
Èyí tó kú
Şùgbón kòkò ó ni jóná
Ńbè náà ní ó móợ láí
Ìkòkò bá múlè nígbó
Ayé bá yẹ Ìkòkò
Kòkò ló rúbợ ńnúu gbogbo wợn
Ní ní wá ń jó ní ń yò
N yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdin Ìlèkè
Ó yí birí birí
A dífá fún Kòkò
Ti ń lợ rèé bá wợn múlè nígbó
Ệbợ n wón ní ó şe
Kòkò gbébợ ńbè ó rúbợ
Rírú ẹbợ
Èèrù àtùkèşù
Ệ wáá bá ni ní tàrúşégun
Tàrúşégun làá bá ni lésè Ợba Òrìşà.




Ìdin Ìlèkè
Se vuelve y se cae
Lanzó adivinación para la Olla de arcilla, que venía a escoger un pedazo de tierra en la granja del bosque.
Toda suerte de cosas iba también a la granja del bosque para escoger sus tierras.
La Olla De arcilla también siguió el mismo sendero.
Si uno lleva la olla de arcilla a la granja del bosque.
Es donde siempre, él debería estar.
Pero para el resto de las cosas que fueron con la olla de arcilla.
Algunos se quemaron.
Otros se murieron.
Pero la olla de arcilla no se quemó ni murió.
Sería allí para siempre donde se quedaría.
La olla de arcilla escogió una tierra para él en la granja del bosque.
Y fue él, quien ofreció sacrificio entre todos los demás.
La Vida le fue placentera y cómoda.
Él bailó y alabó a sus babaláwos.
Ellos alabaron a Ifá.
Ìdin Ìlèkè
Se vuelve y se cae
Lanzó adivinación para la Olla de arcilla, que venía a escoger un pedazo de tierra en la granja del bosque.
Toda suerte de cosas iba también a la granja del bosque para escoger sus tierras.
Se le dijo a la Olla de arcilla que ofrendase y así lo hizo.
Ofrecimiento de sacrificios y regalos libres a Èşù, hacen que nos veamos en el medio de muy buenas ofertas.
Uno se halla en medio de constantes ofertas, al pie del rey de los Òrìşàs.


Irinwó ẹfòn; ẹgbèrin ìwo
Ogúun filàní, òjii kùnmò
Òkànlénúu tápà, igba bàànú
Òjì ìmòle; orín bàtà
Àì kówòórín ejò
Nikú fí ń pa wón lókòòkan lókòòkan
Bàbá bórógidi
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjó tIfá ń lợ sóde Òşogbo
Ifá àti òkànlénú Irúnmợlè ní ón jó ń lợ Òşogbo
Òrúnmìlà si jé olùfợkànsin
Lórún lórún níí móợó kó gbogbo Irúnmợlè jè
Şàngó ní
Ợya ní
Ògún ní
Ợbàtálá ní
Gbogbo àwợn Òrìşà tó kú yìí
lÒrúnmìlàá móợó pèsè fún lórún lórún
ńgbàa wón dé Òşogbo
Òrúnmìlà nikan ní ón fòrò sí lénu
Gbogbo ń ti àwợn Òòşà ó bàá gbá
Òrúnmìlà ní ó sợ
Bí Òşun ó bàá nňkan
Ifá ní ó sợ
bÉégún ó gba nňkan
Òrúnmìlà ní ó sợ
Níbi kínní?
Bíbi sùúrù
Làákàyè
Àmòósợ
Àibínú
Ní gbogbo wón pá ẹnu pò
Wón ní gbogbo ohun yíówù táwợn ó bàá şe
Ìwợ làwón fí şe Olóri
Ayé yẹ Òrúnmìlà wálé
Ní ní wá ń jó ní ń yò
N yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Irinwó ẹfòn; ẹgbèrin ìwo
Ogúun filàní, òjii kùnmò
Òkànlénúu tápà, igba bàànú
Òjì ìmòle; orín bàtà
Àì kówòórín ejò
Nikú fí ń pa wón lókòòkan lókòòkan
Bàbá bórógidi
A dífá fún Òrúnmìlà
Níjo tóun àti òkànlénú Irúnmợlè ń ròde Òşogbo
Bàbá ló làre
Bàbá bórógidi
Irinwó ẹfòn; ẹgbèrin ìwo
Bàbá ló làre
Bàbá bórógidi
Bàbá ló làre
Ogúun filàní, òjii kùnmò
Bàbá ló làre
Bàbá bórógidi
Bàbá ló làre
Òkànlénúu tápà, igba bàànú
Bàbá ló làre
Bàbá bórógidi
Bàbá ló làre
Òjì ìmòle; orín bàtà
Bàbá ló làre
Bàbá bórógidi
Bàbá ló làre.


400 búfalos, 800 cuernos.
20 hombres de la tribu Fulani, 40 garrotes.
201 hombres de la tribu Tapa, 200 marcas del rostro bààmú.
40 musulmanes, 80 zapatos.
La manera no-colectiva de vagar de las serpientes;
Es la razón para que la Muerte los mate uno a uno.
Bàbá bórógidi
Lanzó Ifá para Òrúnmìlà, cuando venía a la ciudad de Òşogbo, con Ifá y con 1001 deidades.
Òrúnmìlà, estaba comprometido a realizar sus prácticas devocionales, congregando a todas las deidades cada cinco días.
Sea Şàngó, sea Ợya, sea Ògún, incluso Ợbàtálá, en fin, todas las deidades debían ser invocadas y congregadas en esos cinco días.
Y Òrúnmìlà sería el vocero de las deidades, para el pueblo de Òşogbo y les diría lo que las deidades, exigían como sacrificio.
Si Òşun quería algo específico, o Eégún, Òrúnmìlà se los decía y eso era debido a muchas razones:
- Paciencia, Conocimiento, Oración, y Buena resolución –
Todos ellos decidieron que: -¡Cualquier cosa que se debiera hacer, Vd. será nuestro líder y vocero! – así la vida le fue placentera en su viaje de retorno a casa.
Él se regocijó y alabó a sus babaláwos y ellos alabaron a Ifá.
400 búfalos, 800 cuernos.
20 hombres de la tribu Fulani, 40 garrotes.
201 hombres de la tribu Tapa, 200 marcas del rostro bààmú.
40 musulmanes, 80 zapatos.
La manera no-colectiva de vagar de las serpientes;
Es la razón para que la Muerte los mate uno a uno.
Bàbá bórógidi
Lanzó Ifá para Òrúnmìlà, cuando venía a la ciudad de Òşogbo, con Ifá y con 1001 deidades.
400 búfalos, 800 cuernos.
El Padre está vindicado y posicionado.
Bàbá Bórógidi.
El Padre está vindicado y posicionado.
20 hombres de la tribu Fulani, 40 garrotes.
El Padre está vindicado y posicionado.
Bàbá Bórógidi.
El Padre está vindicado y posicionado.
201 hombres de la tribu Tapa, 200 marcas del rostro bààmú.
El Padre está vindicado y posicionado.
Bàbá Bórógidi.
El Padre está vindicado y posicionado.
40 musulmanes, 80 zapatos.
El Padre está vindicado y posicionado.
Bàbá Bórógidi.
El Padre está vindicado y posicionado.


Òdí Òşé

Se le exhorta a ser un fuerte adorador de Ifá, a sacrificar para tener longevidad, calma mental y buen raciocinio. Las fortunas que sus enemigos han estado desviándole en su vida, finalmente llegará a sus manos. Deberá cuidar de su extensa familia y saber compartir con ellos sus propiedades de manera honesta y educativa.


Ìdin şé o
Ìrèlè şé o
Igi ợgbà şé
Kéni ó lòmíìn
Ợkợ kú
Kí n lókợ
Àlè kú
Ki n yàn òmíìn
Béní orí ẹní ò bá kú
Ệní ilèélè ò le dẹni orí ẹní
A dífá fún Àjàgùnmòlè
Èyí tíí solóríi gbogbo Awo lálàde orun
Wón ní ó rúbợ
Wón ní ti bá ti ń bợ òkè ìpòrí è
Wón ní ò si nňkankan tó kù mó
Ó şe é
Ayé yẹ é
Ệmí è gùn
Ní ní wá ń jó ní ń yò
N yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdin şé o
Ìrèlè şé o
Igi ợgbà şé
Kéni ó lòmíìn
Ợkợ kú
Kí n lókợ
Àlè kú
Ki n yàn òmíìn
Béní orí ẹní ò bá kú
Ệní ilèélè ò le dẹni orí ẹní
A dífá fún Àjàgùnmòlè
Èyí tíí solóríi gbogbo Awo lálàde orun
Bí ň bá rówó ní
Ó dợrùn rẹ
Ìwợ Àjàgùnmòlè
Bí ň bá ráya ní
Ó dợrùn rẹ
Ìwợ Àjàgùnmòlè
Ó dợrùn rẹ
Bí ň bá rómợ bí
Ó dợrùn rẹ
Ìwợ Àjàgùnmòlè
Ó dợrùn rẹ
Bí ň bá rílé kó
Ó dợrùn rẹ
Ìwợ Àjàgùnmòlè
Ó dợrùn rẹ
Bí mo bá e kú
Ó dợrùn rẹ
Ìwợ Àjàgùnmòlè
Ó dợrùn rẹ.




Ìdin şé o
Ìrèlè şé o
Permita al árbol del cercado, romperse en gajos, para replantar otro.
Permita a mi marido morirse, para casarme con otro.
Permita a mi concubina morirse, para escoger otra.
Si la persona miente en la estera de paja no se muere
Aquel que miente en el suelo desnudo, no podrá mentir en la estera de paja.
Lanzaron Ifá para Àjàgùnmòlè, el líder de los Babaláwos en el Cielo, a quien se le pidió sacrificar y se le dijo que así como fuesen en cantidad sus sacrificios a Ifá, podría despreocuparse de ser bloqueado por ninguna circunstancia negativa en el Mundo.
Él sacrificó y su vida fue apacible, obteniendo larga vida y las demás cosas buenas.
Él se regocijó y alabó a sus babaláwos, ellos alabaron a Ifá.
Ìdin şé o
Ìrèlè şé o
Permita al árbol del cercado, romperse en gajos, para replantar otro.
Permita a mi marido morirse, para casarme con otro.
Permita a mi concubina morirse, para escoger otra.
Si la persona miente en la estera de paja no se muere
Aquel que miente en el suelo desnudo, no podrá mentir en la estera de paja.
Lanzaron Ifá para Àjàgùnmòlè, el líder de los Babaláwos en el Cielo.
Si no tengo dinero para gastar.
Te haré responsable por ello, ¡A ti Àjàgùnmòlè!
Si no puedo obtener una mujer para casarme.
Te haré responsable por ello, ¡A ti Àjàgùnmòlè!
Si soy estéril.
Te haré responsable por ello, ¡A ti Àjàgùnmòlè!
Si no puedo construir una casa.
Te haré responsable por ello, ¡A ti Àjàgùnmòlè!
Si muero joven.
Te haré responsable por ello, ¡A ti Àjàgùnmòlè!
¡Eres el responsable de mi destino!


Kúlú kulù şé
Òjò ti balùwè şé wòòwó
Awo Eégún ló dífá fún Eégún
Eégún ń tòrun bò wálé ayé
Wón ní bó bá délé ayé
Kó móợ şé ni
Kúlú kulù şé
Òjò ti balùwè şé wòòwó
Awo Ợba ló dífá fún Ợba
Ợba ń tòrun bò wálé ayé
Wón ní bó bá délé ayé
Kó móợ şé ni
Nígbà ti Eégún dé ilé ayé
Bí ợmợ èdá ó bàá wí
¡Wợn pé à á!
Wón ti lòó é Eégún jáde
Làwợn èèyàn ó móợ dà tèlé e léyin
Níjó Ợba náà bá si jáde
Wón ó móợ pé ńbo ló gbà?
Ònà ibo ló lợ
Wón ó móợ gbá tèlé e léyin
Àtợba àteégún ní ón ti rúbợợ wợn
Tébợợ wón si pé lati igbà ìwásé
Ayé yẹ Eégún
Ayé si yẹ Ợba
Ní ní wá ń jó ní ń yò
N yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Kúlú kulù şé
Òjò ti balùwè şé wòòwó
Awo Eégún ló dífá fún Eégún
Wón ní kó rúbợ
Wón ní bó bá délé ayé
Wón ní ó móợ şé ni
Kúlú kulù şé
Òjò ti balùwè şé wòòwó
Awo Ợba ló dífá fún Ợba
Ợba ń tòrun bò wálé ayé
Wón ní kó rúbợ
Wón ní bó bá délé ayé kó móợ rèé şé
Ní wón wá ń jó ní wón ń şé
Kúlú kulù şé
Òjò ti balùwè şé wòwó.





Kúlú kulù şé
Las duchas de agua, forman un baño de aguacero.
Los awoses de la Mascarada, lanzaron Ifá para la Mascarada, cuando venía del Cielo a la Tierra. Le dijeron que una vez llegase a la Tierra continuase hacía –`şé´- . Él continúo.
Kúlú kulù şé
Las duchas de agua, forman un baño de aguacero.
Los awoses del Rey, lanzaron Ifá para el Rey, cuando venía del Cielo a la Tierra. Le dijeron que una vez llegase a la Tierra continuase hacía –`şé´- . Él continúo.
Cuando Eégún llegó a la Tierra, los humanos quisieron adjudicárselo y gritaron: ¡Ha!
Las personas corrían detrás de él.
De la misma manera, cuando el Rey llegó al lugar, ellos preguntaron:
- ¿De qué manera él lo hizo, qué ruta él siguió? –
Y formaron una muchedumbre detrás de él.
Eégún y el Rey habían ofrecido sus respectivos sacrificios antes de venir a la tierra.
Y habían sido completados en la génesis de los seres humanos.
La vida les fue placentera a ambos en el mundo. Ellos alabaron a sus babaláwos y ellos alabaron a Ifá.
Kúlú kulù şé
Las duchas de agua, forman un baño de aguacero.
Los awoses de la Mascarada, lanzaron Ifá para la Mascarada, cuando venía del Cielo a la Tierra. Le dijeron que una vez llegase a la Tierra continuase hacía –`şé´- . Él continúo.
Kúlú kulù şé
Las duchas de agua, forman un baño de aguacero.
Los awoses del Rey, lanzaron Ifá para el Rey, cuando venía del Cielo a la Tierra. Le dijeron que una vez llegase a la Tierra continuase hacía –`şé´- . Él continúo.
Ambos ofrecieron sus sacrificios respectivos.
Kúlú kulù şé
Las duchas de agua, forman un baño de aguacero.







Òdí Òfún

Ifá le desea la buena bendición de los hijos. Hay una mujer estéril muy cercana e Ifá dice que dos correas es el sacrificio para eliminar su esterilidad. Ella tendrá muchos hijos y usará esas correas para atarlas a sus hijos a su espalda dentro de muy poco. Ifá dice que este Odù ya ha sido lanzado para esta persona anteriormente, él es una persona corrientemente buena e influyente. Si se trata de una mujer deberá dejar de usar continuamente cuentas, collares o abalorios brillantes a causa de sus detractores.

Ìdi funfun ni ò níran
Filà funfun ni ò sunwòn nígbà èèrùn
A dífá fún Mợlágàn Eèrùn
Níjó ti ń ojú şògbérè ợmợ
Òún le bímợ láyé yìí?
Wón ní yóó bímợ púpò láyé
Wón ní kó rúbợ
Wón ní dúdú dúdú làwợn ợmợ è ó rìí
Òkan ò si níí yàtò síkeji
Wón ní kó rú òjá méjì
Òjá òhún ni àwợn èèrùn nà sílè
Tí ón bá ń kợjáá lợ
Ló bímợ lợmó pò
Ó ní àşé báyìí layéé yẹ ni
Ayé yẹ é
Ní ní wá ń jó ní ń yò
N yin àwợn Babaláwo
Àwợn Babaláwo ń yin Ifá
Ó ní béè làwợn Babaláwo tòún wí
Ìdi funfun ni ò níran
Filà funfun ni ò sunwòn nígbà èèrùn
A dífá fún Mợlágàn Eèrùn
Níjó ti ń ojú şògbérè ợmợ
Wón ní yóó bímợ lợpợlợpợ
Ệbợ ợmợ ní kó şé
Mợlágàn èèrùn gbébợ ńbè
Ó rúbợ
Ta ló bímợ báwònyí bèèrè?
Mợlágàn èèrùn
Ló bímợ báwònyí bèèrè
Ợmợ kún windin windin
Ợmợ kún ilé ayé.

Ìdi funfun ni ò níran
Un sombrero blanco es indeseable en la estación de calor (seca).
Lanzó adivinación para la Termita estéril, cuando lloraba por la falta de hijos.
¿Tendré mis hijos en la Tierra? Ella se preguntaba.
Ellos le dijeron que los tendría, pero debía ofrendar.
Le dijeron que todos sus hijos serían de color oscuro, y no se distinguirían entre ellos.
No obstante, él debía ofrecer dos correas o tiras.
Es la misma tira que la hormiga-soldado extiende en la tierra, cuando se mueve en números de miles y miles.
Él tuvo muchos hijos en la tierra, luego de ofrendar.
La vida le fue muy complaciente, después de esto.
Él estuvo bailando y alabando a sus babaláwos, ellos alabaron a Ifá.
Ìdi funfun ni ò níran
Un sombrero blanco es indeseable en la estación de calor (seca).
Lanzó adivinación para la Termita estéril, cuando lloraba por la falta de hijos.
¿Tendré mis hijos en la Tierra? Ella se preguntaba.
Ellos le dijeron que los tendría, pero debía ofrendar.
Le dijeron que todos sus hijos serían de color oscuro, y no se distinguirían entre ellos.
No obstante, él debía ofrecer dos correas o tiras.
Él tuvo muchos hijos en la tierra, luego de ofrendar.
¿Quién tiene tantos hijos?
La Hormiga Termita.
Sus hijos son incontables y llenan toda la Tierra.


Ìdi funfun ni ò níran
Filà funfun ni ò sunwòn nígbà èèrùn
A dífá fún Àňsèké tíí sợlójàa kòkòrò
Òun ló dáa ju gbogbo kòkòrò ti ń bẹ láyé lợ
Béèyán bá wo idí Àňsèké
Ìlèkè méjì ní ń bẹ nídí è
Wón ní ó fi ìlèkè yìí rúbợ
Ó kò
Kó şe é
Ệbợ àikú nikan ló rú
Gbogbo àwợn kòkòrò bá gbárí jợ
Wón ní Àňsèké kìí sợlójàa àwợn mó
Bí àwợn kòkòrò tó kù ti şe tó náà
Kó bu ẹwa Àňsèké kù
Lóotó Àňsèké pé láyé kánrin kése
Şùgbón àwợn kòkòrò yòókù làwợn ò gbà á lólòjà àwợn
Ìdi funfun ni ò níran
Filà funfun ni ò sunwòn nígbà èèrùn
A dífá fún Àňsèké tíí sợlójàa kòkòrò
Wón ní ó sá káalè ẹbợ ní ó şe
Èşù àì şẹbợ
Èyin ẹ wó Ifá ợjóhun bí ti ń şẹ
Àňsèké wón mò wí fún ợ
Ìwợ lợlójàa kòkòrò.

Ìdi funfun ni ò níran
Un sombrero blanco es indeseable en la estación de calor (seca).
Lanzó adivinación para Àňsèké, la princesa de todos los insectos, quien era la más influyente de los insectos existentes.
Si uno examina su abdomen cuidadosamente, puede observar dos aros de cuentas alrededor de sus caderas.
Ellos le dijeron que debía ofrecer las cuentas como sacrificio. Ella se rehusó a sacrificarlas.
El sacrificio era para obtener larga vida.
Los demás insectos convergieron en una reunión, y renunciaron a ella como princesa.
Pero a pesar de su revuelta contra ella, no pudieron dominar su gentil origen.
Como quiera que sea, Àňsèké ha vivido larga vida en la tierra y los insectos la rodean, aunque renunciaron a ella como su princesa.
Ìdi funfun ni ò níran
Un sombrero blanco es indeseable en la estación de calor (seca).
Lanzó adivinación para Àňsèké, la princesa de todos los insectos, quien era la más influyente de los insectos existentes.
Ellos le pidieron cuidar de la tierra y sacrificar.
El error de no ofrendar, ni darle su parte a Èşù, trae malas consecuencias siempre.
Miren como la adivinación de Ifá, llega desde el pasado.
¡ Àňsèké, fuiste advertida !
¡ Tú eras la princesa de todos los insectos !


PALABRAS DIFÍCILES:

Ìdingbá: Una variación del nombre de Òdí Ogbè.
Ogele: Sonido del tambor producido por el Bàtá.
Bàtá: Tambor que Şàngó ama y prefiere para bailar
Adédoyin: Nombre yoruba/expresión (Tan dulce como la Miel).
Èbùré: Otro nombre dado a Ifá.
Olùjébè: Una persona que releva mensajes de apaciguamiento.
Agbe: Un pájaro de color negro de fuerte y pronunciado pico.
Agbàlàlà Èkukù: Èkukù, es un tipo de sopa vegetal.
Agbàlàlà, clasifica como su nivel de viscosidad.

Èlààsòdè: Nombre de Ifá.
Sabi rere gbé: “Escoge un buen lugar para quedarte”.
Níní: Nombre recortado. Expresión de “Haciendo dinero”.
Àìní: Carencia, lo opuesto de la Riqueza.
Bábá bórógidi: Otro nombre o apelación para Òrúnmìlà.
-`Şé´- : En tierra yoruba, ver reyes y mascaradas son estacionales y son una vista buena para dar testimonio, si uno está cerca del lugar. Pero se cree que ellos incluso son místicos en su aparición en las funciones públicas debido a la naturaleza de sus personas y a la voz espiritual que los arrastran, y se dice por consiguiente que aparecen y desaparecen. Esto explicaría la palabra -`Şé´- .



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores